Los efectos de la pérdida del trabajo

La situación de pandemia que vivimos hoy en día ha traído consigo múltiples consecuencias en la sociedad y las personas. Una de ellas ha sido el desempleo, llegando a registrarse 648.384 parados más, sin contar las personas que se encuentran con su puesto de trabajo suspendido o con reducción de jornada horario con motivo de ERTE que tanto hemos oido últimamente.  ¿Cómo puede llegar a afectar este hecho en el aspecto psicológico de las personas? El trabajo remunerado ocupa un papel  central de la vida de las personas, ademas de proporcionar la cobertura económica necesaria para poder cubrir las necesidades básicas, también proporciona orden a la actividad diaria de las personas, facilita la organización estructurada, aporta relaciones sociales mas allá del ámbito familiar, proporciona metas y objetivos personales, proporciona identidad personal y  fomenta una actividad concertada que hace que las personas mantenerse activas y ocupadas, llegando a ser una de las mayores motivaciones para trabajar y uno de los mayores costes psicológicos (la inactividad) de estar desempleado.  Como se ha mencionado antes, la situación actual caracterizada por una alta tasa de desempleo, facilita la aparición de una forma de estrés laboral donde tiene gran impacto la inseguridad relacionada con el presente (perder el trabajo o incapacidad de cubrir las necesidades básicas ) y con el futuro ( dificultades para encontrar uno nuevo), llegando a constituir uno de los factores de riesgo principales para la aparición de problemas de salud mental: ansiedad, insomnio, depresión, conductas lesivas… Por ejemplo, Eisenberg y Lazarsfeld (1938) establecieron para los años de la Gran Depresión las consecuencias negativas para la salud asociadas al alto desempleo: deterioro emocional,...

La importancia del juego

El juego resulta de gran importancia en el desarrollo y aprendizaje de los niños, y es que los niños no juegan para aprender, pero aprenden jugando, llegando a desarrollar nuevas habilidades que les ayudara a entender que pueden hacer en el mundo. El juego comienza a la edad de 4-5 meses, en esta etapa los niños se van dando cuenta de sus cuerpos, empiezan a manipular objetos cogiéndolos, tirándolos al suelo y esto les ayuda a comprender conceptos básicos como la forma, el peso o la consistencia de estos objetos. A medida que van descubriendo su cuerpo y los  conceptos antes mencionados, también van adquiriendo la relación causa-efecto y es entonces cuando los observamos, sin noción del tiempo, practicando la repetidamente. Así, poco a poco, la estructura interior del niño crece mediante el juego. Por otro lado, el juego ayuda al desarrollo de distintos aspectos como la creatividad e imaginación ya que los lleva a imaginar y a transformar la fantasía en hechos. También les permite desarrollar la coordinación psicomotriz debido a los diferentes movimientos que ejecutan mientras juegan, ademas, el aspecto sensorial y mental (formas, texturas, colores…) también se desarrollan de esta forma. El juego les permite afrontar la realidad y resolver los considerables problemas que está puede imponer, y, a la hora de tener que jugar en grupo, también ayuda a la cooperación y comunicación con otros niños.  En el aspecto afectivo mediante el juego pueden llegar a experimentar emociones como sorpresa, alegría, tristeza…  En el aspecto familiar también contribuye, y es que es importante por parte de los padres fomentar y ser partícipes en las actividades de...

Amigos imaginarios

Los amigos imaginarios se comenzaron a estudiar a finales del siglo XIX. Se sospechaba de tres razones por las que los niños creaban estos personajes: carencia afectiva, la necesidad de construir personajes mas poderosos, más inteligentes y mas habilidosos como compensación de la debilidad y la indefensión de los niños y, por último, como forma de evadir la responsabilidad utilizándolos como chivos expiatorios cuando realizaban algún acto mal visto por los adultos. Cabe decir, que la mayoría de los estudios llevados a cabo en esta época se realizaron con niños huérfanos institucionalizados en lugares de protección religiosos o estatales y no existía grupo control de referencia, por lo que se asumió que la construcción de amigos imaginarios era una compensación por la ausencia de los padres y la soledad.  El amigo imaginario podría definirse como un amigo que no existe realmente pero que el sujeto que lo tiene lo vivencia como si fuera real y habla y juega con él. En ocasiones el amigo imaginario puede ser un objeto, un peluche o una muñeca; Hoy en día, se sabe, que la existencia de amigos imaginarios se da un gran número de niños, más concretamente entre 12 y 33%, y sobre todo en niños de entre 2,5 y 6 años de edad, incluso se han visto situaciones en las que personas de 12 a 18 años todavía seguían manteniendo estos amigos imaginarios creados en la infancia, normalmente los amigos imaginarios se van como han venido, espontáneamente,  y no existe un perfil característico de niños que tienen amigos imaginarios, pero parecer ser que la creatividad del niño influye de forma directa. La...

Ventajas y perjuicios psicológicos de los videojuegos

Vivimos en una era en la que los de medios electrónicos están presentes en cada momento de nuestras vidas. Los ordenadores, móviles, Tablet… se han vuelto imprescindibles para muchas personas, siendo claves para que puedan llevar a cabo sus trabajos u otro tipo de actividades. Por otro lado, también se han vuelto parte de la cultura, de la economía, de la forma en la que  socializamos y del ocio. Un gran exponente de lo comentado son los videojuegos que tanta fama están teniendo entre los adolescentes (y no tan adolescentes).  Pero ¿Cuáles son los efectos que pueden llegar a tener?  Jugar a videojuegos es un intento voluntario de superar retos innecesarios que, a su vez, haciendo un uso responsable de los mismos puede suponer un ejercicio de desarrollo de las capacidades cognitivas, sociales, motivacionales y psicomotrices durante diferentes etapas de la vida. Por otro lado, como con casi todo, un uso excesivo de estos materiales puede suponer una serie de riesgos, por ejemplo, en la década de los 80 se investigó acerca de diferentes efectos que podría tener una larga exposición a las pantallas y videojuegos en cuanto a la personalidad y la socialización de los niños, la adicción que esto puede suponer o la agresividad que pueden generar cierto tipo de videojuegos. Investigaciones de hoy en día, se han centrado en analizar si el uso moderado de los videojuegos puede ser beneficioso para diferentes capacidades: Cognición: dependiendo del tipo de juego, se ha visto que pueden tener beneficios, por ejemplo, sobre la coordinación visomotora, la atención, habilidades de resolución de problemas, velocidad de procesamiento o en el desarrollo del sentido...

El Miedo

¿Como surgen los miedos? Desde la infancia, los miedos, en muchas ocasiones, surgen sin ninguna razón aparente y acaban desapareciendo o disminuyendo con el tiempo, algunas características del desarrollo infantil y el contexto en el que se desarrolla contribuyen a explicar la frecuente aparición de miedos evolutivos y estas son la evolución del sistema nervioso, la maduración y el aprendizaje.  Hay algunos aspectos de lo que atemoriza a las personas y la forma de demostrar estos aspectos pueden considerarse determinados biológicamente, mientras otros, en cambio, dependen de aprendizajes y experiencias individuales y sociales. Por lo tanto, las reacciones emocionales humanas, en este caso, el miedo está causadas por factores de interacción biológicos y culturales.  El miedo se define como un conjunto de sensaciones, normalmente desagradables, que se activan en situaciones peligrosas que se viven como reales y que dan lugar a respuestas de tipo protector o defensivo. Las respuestas se manifiestan en un conjunto de reacciones fisiológicas, conductuales y cognitivas independientes de la edad: Cambios bioquímicos: Descarga de catecolaminas (noradrenalina, epinefrina y otras sustancias).Tormenta vegetativa: taquicardia, tensión muscular, temblores, sudoración, palidez, sequedad de garganta y boca, sensación de nauseas, respiración rápida…etc. Estas manifestaciones dependen de la situación y de la persona.Reacciones motoras: Los patrones de conducta reactivos ante el miedo pueden manifestarse de maneras muy diferente. Por un lado, puede provocar una tendencia a paralizarse o enmudecerse y por otro lado, puede haber huida desesperada, gritos y agitación motriz, este ultimo patrón puede mostrarse como reacción primaria o después de la anterior.Manifestaciones cognitivas: consiste en la sensación subjetiva de peligro o amenaza Por lo tanto, el miedo es un...