¿ Por qué mienten los niños?

La aparición de las mentiras suele ser habitual en los niños entre 4 y 6 año. Los niños y las niñas mienten por diferentes razones a lo largo de si infancia por lo que es importante contextualizar y entender la mentira en cada situación determinada y tener en cuenta la edad en la que se da esta. Al comienzo, sobre los 4-5 años, las mentiras suelen ser fruto de la fantasía, para ellos es parte de un juego. No distinguen bien la realidad y la ficción y juegan a inventarse historias y ser parte de ellas. Además, a los niños de esta edad les suele gustar que los adultos formemos parte del juego y para ello comparten con nosotros estas historias fantaseadas. En estos casos no debemos alarmarnos y es positivo poder participar juntos en los juegos que plantean. Cuando crecen un poquito pueden ir apareciendo lo que se conocen como mentiras interesadas. Un ejemplo de ello sería cuando por ejemplo hay una discusión entre niños y cada uno de ellos cuenta una versión interesada de esto para evitar los castigos o enfados por parte de los adultos. Este tipo de mentiras suelen aparecer en niños un poco más mayores que diferencian mejor entre mentira y realidad. Si esto se da de manera repetida es recomendable que los adultos le dediquen tiempo a explicarles el valor de la sinceridad, para ello es importante hacerlo de manera adecuada a su edad. En este caso podemos ayudarnos de recursos literarios como el cuento de Pedro y el lobo o Pinocho. También pueden establecer la sinceridad como una norma familiar, explicando su...

Hábitos de salud en el niño

Dormir y comer son necesidades fisiológicas, pero el hacerlo bien y además disfrutar de ello se aprende desde que somos niños. Los hábitos saludables en niños hacen referencia a aquellos comportamientos que realizamos de manera frecuente, que forman parte de nuestra rutina y que nos ayudan a tener mejor salud física, mental y emocional. A partir de los 4 años es cuando se establecen en el niño hábitos permanentes, que si no son adecuados luego son difíciles de modificar.  Si se les educa en unos hábitos saludables de higiene, alimentación, sueño, respeto hacia los demás, orden… les estaremos proporcionando a nuestros hijos una sensación de autonomía, autocontrol y seguridad que le serán eran ayuda durante el resto de su vida. Para empezar, es imprescindible generar rutinas, que el niño sepa que es lo que va a ocurrir le da seguridad y orden en la vida.  En los niños este orden no viene dado desde que nacen, además de tener una escasa noción del tiempo. Las rutinas son algo implementado por los padres, a base de repeticiones y limites adecuados, que hacen que el niño sepa que hacer y esperar de cada momento. Es a partir de los 4 años de edad cuando empiezan a tener cierta idea de temporalidad, lo que es el presente, el pasado y el futuro inmediato. Es importante tener unos horarios fijos o más o menos regulares para comer y dormir, ya que los cambios bruscos y continuados en los horarios de las comidas y sueño les genera mucha inseguridad. Según el niño va creciendo puede ser más flexible y puede adaptarse a más cambios,...

Estilos Educativos

La familia es el primer núcleo social con el que se relaciona todo ser humano, es el origen de nuestras pautas de comunicación, de modos de interrelación, los primeros conocimientos intelectuales, sensoriales…Los estilos educativos son patrones de comportamiento más o menos estables que cada uno de los progenitores establecen con sus hijos. Los estilos educativos se componen de ideas, valores y comportamientos que desarrollamos cada uno de nosotros a la hora de educar a nuestros hijos, esta relación que el niño tiene con los padres y familia será lo que irá modelando poco a poco la forma que ese niño tendrá de ver la vida y de relacionarse con los demás. Es importante también tener en cuenta que cada niño parte de unas características temperamentales y ambientales particulares y las prácticas educativas que los padres pongan en práctica pueden variar de un hijo a otro. También es importante adelantar que, aunque existen 4 modelos o formas de crianza categorizados, cada persona tiene su estilo, su toque personal… Existen 4 tipos de estilos educativos: sobreprotector o permisivo, negligente o pasivo, autoritario y asertivo o democrático.   Sobreprotector o Permisivo Son padres cercanos emocionalmente y comunicativos, pero con dificultad para establecer control y límites. En general exigen poco a sus hijos y lejos de fomentar su autonomía dejándoles hacer cosas por sí solos, son los padres los que asumen todas las responsabilidades, haciendo del niño un ser más pasivo, poco motivado y sin necesidad de esforzarse. Este tipo de estilo no suele favorecer la competencia social y suelen desarrollar poca capacidad de control de impulsos. Estos padres suelen evitar de manera...

PSICOLOGÍA PERINATAL

La psicología perinatal es una rama de la psicología que se ocupa de la prevención, cuidado, apoyo e intervención en la salud mental de la mujer y su familia durante todo el proceso, desde la concepción, embarazo, parto, postparto y puerperio. Además, podemos entender la psicología perinatal como una forma de prevenir la psicopatología infantil ya que tiene en cuenta la importancia del establecimiento de un vínculo saludable entre la madre, bebe y familia. En la actualidad cada vez se da más importancia a este proceso vital y son más los colegas especializados en este ámbito. Hasta hace unos años muchos de los problemas o dificultades que aparecían en este proceso parecían silenciadas. Actualmente no nos es extraño escuchar personas hablar sobre dificultades en la concepción, abortos, partos no respetados, depresiones post-parto… tradicionalmente la maternidad ha sido considerada como una etapa de felicidad y bienestar para las mujeres, aunque contrariamente a esta idea los estudios científicos arrojan datos que vienen a desmentir estar ideas. Actualmente se considera que este periodo de vida supone un factor de riesgo para la aparición de algún tipo de dificultad emocional. Los datos extraídos de los estudios indican que 1 de cada 5 mujeres embarazadas padecerá un trastorno mental en el embarazo o tras el parto. Como ya hemos comentado es muy importante tener en cuenta la influencia a la hora de establecer el vínculo madre bebe la situación emocional de la madre. El apego temprano es considerado la base del desarrollo psíquico infantil y el estado psíquico de la madre durante el periodo perinatal repercute en el desarrollo cognitivo, emocional y conductual del...

PROYECCION: PONGO EN TI LO QUE NO PUEDO/QUIERO VER EN MI

La proyección es un tipo de mecanismo de defensa y antes de pasar a explicar la proyección vamos a hacer un pequeño apunte sobre que son estos mecanismos. Los mecanismos de defensa son maneras de funcionar y manejar los pensamientos, fantasías y sentimientos negativos o dolorosos. Son procedimientos que todos usamos para intentar mantener un equilibrio emocional, intentando mantener alejados de la consciencia pensamientos muy angustiantes. Todas las personas usamos mecanismos de defensa, la dificultad viene del uso abusivo de ellos y más específicamente de alguno de ellos… ya que esta situación nos estaría haciendo vivir cada vez más alejados de la realidad. El trabajo en la consulta ayuda a poder identificar estos mecanismos para así entender como funcionamos y poder hacer frente a esto de lo que nos defendemos a través de estos mecanismos. Hoy vamos a hablar de la proyección, es un mecanismo muy común que usamos más de lo que creemos y estoy segura que el lector se va a sentir identificado con alguna de las situaciones que vamos a exponer. Se considera proyección cuando la persona atribuye al otro: deseos, sentimientos, emociones, necesidades, defectos que no podemos aceptar como propios. Es decir, el que proyecta rechaza algunos aspectos de sí mismo y se los adjudica a otro. En ocasiones utilizamos la proyección para protegernos de emociones que nos resultan difíciles de sentir. En pareja es muy común ver como en ocasiones colocamos el enfado en el otro cuando los que realmente estamos enfadado somos nosotros mismos. En vez de mirar, aceptar el porqué de nuestro enfado, intentamos justificar nuestro estado emocional responsabilizando al otro por...