PSICOLOGÍA PERINATAL

La psicología perinatal es una rama de la psicología que se ocupa de la prevención, cuidado, apoyo e intervención en la salud mental de la mujer y su familia durante todo el proceso, desde la concepción, embarazo, parto, postparto y puerperio. Además, podemos entender la psicología perinatal como una forma de prevenir la psicopatología infantil ya que tiene en cuenta la importancia del establecimiento de un vínculo saludable entre la madre, bebe y familia. En la actualidad cada vez se da más importancia a este proceso vital y son más los colegas especializados en este ámbito. Hasta hace unos años muchos de los problemas o dificultades que aparecían en este proceso parecían silenciadas. Actualmente no nos es extraño escuchar personas hablar sobre dificultades en la concepción, abortos, partos no respetados, depresiones post-parto… tradicionalmente la maternidad ha sido considerada como una etapa de felicidad y bienestar para las mujeres, aunque contrariamente a esta idea los estudios científicos arrojan datos que vienen a desmentir estar ideas. Actualmente se considera que este periodo de vida supone un factor de riesgo para la aparición de algún tipo de dificultad emocional. Los datos extraídos de los estudios indican que 1 de cada 5 mujeres embarazadas padecerá un trastorno mental en el embarazo o tras el parto. Como ya hemos comentado es muy importante tener en cuenta la influencia a la hora de establecer el vínculo madre bebe la situación emocional de la madre. El apego temprano es considerado la base del desarrollo psíquico infantil y el estado psíquico de la madre durante el periodo perinatal repercute en el desarrollo cognitivo, emocional y conductual del...

PROYECCION: PONGO EN TI LO QUE NO PUEDO/QUIERO VER EN MI

La proyección es un tipo de mecanismo de defensa y antes de pasar a explicar la proyección vamos a hacer un pequeño apunte sobre que son estos mecanismos. Los mecanismos de defensa son maneras de funcionar y manejar los pensamientos, fantasías y sentimientos negativos o dolorosos. Son procedimientos que todos usamos para intentar mantener un equilibrio emocional, intentando mantener alejados de la consciencia pensamientos muy angustiantes. Todas las personas usamos mecanismos de defensa, la dificultad viene del uso abusivo de ellos y más específicamente de alguno de ellos… ya que esta situación nos estaría haciendo vivir cada vez más alejados de la realidad. El trabajo en la consulta ayuda a poder identificar estos mecanismos para así entender como funcionamos y poder hacer frente a esto de lo que nos defendemos a través de estos mecanismos. Hoy vamos a hablar de la proyección, es un mecanismo muy común que usamos más de lo que creemos y estoy segura que el lector se va a sentir identificado con alguna de las situaciones que vamos a exponer. Se considera proyección cuando la persona atribuye al otro: deseos, sentimientos, emociones, necesidades, defectos que no podemos aceptar como propios. Es decir, el que proyecta rechaza algunos aspectos de sí mismo y se los adjudica a otro. En ocasiones utilizamos la proyección para protegernos de emociones que nos resultan difíciles de sentir. En pareja es muy común ver como en ocasiones colocamos el enfado en el otro cuando los que realmente estamos enfadado somos nosotros mismos. En vez de mirar, aceptar el porqué de nuestro enfado, intentamos justificar nuestro estado emocional responsabilizando al otro por...

FRUSTRACIÓN

La frustración es una emoción secundaria que se vive como negativa, se trata de una sensación de rabia, ira, impotencia, tristeza… que se da cuando no conseguimos satisfacer una deseo, necesidad o impulso. Es una emoción que aparece desde que somos bebes y que permanecerá en la edad adulta. En este blog atenderemos como poder generar cierta tolerancia a la frustración en el niño, pero comprendiendo que no se trata de no sentir frustración sino de poder manejarla. El hecho de vivir conlleva experimentar inevitablemente frustración, por ello es importante educar a los niños a tolerarla, no solo para evitar rabietas y molestos enfados, sino con el fin superior de poder vivir en armonía a nivel personal y social. Aunque parezca apresurado la frustración se vive desde que somos bebes y nuestras necesidades o deseos no son cumplidos o por lo menos no inmediatamente. Según van creciendo se van dando cuenta que sus necesidades o deseos nos son satisfechos y van aprendiendo que a su alrededor hay más personas y tienen que esperar un poquito. Además, estas esperas dan la oportunidad al niño a ir haciendo las cosas por sí mismos y así aumentar progresivamente su autonomía. Existen niños que no toleran la frustración, que no saben distinguir entre necesidades y deseos y esperan que el otro satisfaga ambos por igual. Estos niños esperan que el mundo se adapte a sus necesidades y deseos, y cuando el mundo no es lo que esperaban viven su entorno como algo hostil e interpretan que el mundo está en contra de ellos, generando en ellos emociones de ira, enfado y tristeza. La...

La importancia de decir “No” a los niños

Es por todos conocidas las dificultades que existen en la actualidad para poder ejercer como padres y compaginar esto con las obligaciones laborales. El cambio de rol de la mujer, dejando atrás esa época en la que sus funciones incluían las labores del hogar y el cuidado de los hijos, nos suenan muy lejanos. En la actualidad estamos más acostumbrados a escuchar palabras como conciliación, reducción de jornada, excedencia… fórmulas para conseguir compaginar la vida laboral y la vida familiar. La conjunción de estas dos no son baladí, y suelen suponer una fuente de estrés muy opresora para la mayoría de los padres. Las emociones que se despiertan en la paternidad tienen mucho que ver con lo vivido en nuestra propia infancia y con el papel que estamos jugando nosotros mismos en la actualidad con nuestros hijos. Los profesionales de la salud, creo que coincidimos, en que una de las emociones que más se repite al escuchar testimonios de padres es la “CULPA”, esa sensación de que no se llega a las exigencias laborales y tampoco llegan a poder atender a sus hijos como creen que deberían. Todo lo expuesto anteriormente lleva a muchos padres a querer disfrutar a tope de los ratos en familia… pero en ocasiones de manera equivocada. Frecuentemente estos vacíos que los padres, infieren están dejando en sus hijos, intentan ser ocupados por regalos, videoconsolas, permisividad… es decir espacios para ver felices a los hijos porque: “para un rato que estamos juntos no vamos a estar discutiendo” ¿Por qué es necesario decir “NO” a un niño? Los niños vienen al mundo inmaduros, con la necesidad...

TRASTORNO LÍMITE DE LA PERSONALIDAD

En los últimos años cada vez es más común escuchar este término y además asociado a población más joven. El trastorno límite de personalidad, es el trastorno de personalidad más diagnosticado, la prevalencia en población adulta se sitúa entre el 1,4 y el 5,9%. Es un trastorno que suele debutar en la adolescencia. Desde hace varios años el TLP, está ocupando a muchos profesionales de la salud mental en su estudio para comprender, diagnosticar y tratar a las personas afectadas. En rasgos generales las personas que sufre TLP se caracterizan por: Desregulación emocional: que incluye una alta sensibilidad a estímulos        emocionales, una respuesta muy intensa a estos estímulos y dificultad para retornar a la calma emocional.Patrón de relaciones inestables y difusión de la propia identidad.Desregulación conductual: comportamientos impulsivos y conductas autolesivas. Tras el estudio y numerosas investigaciones se aboga por entender el TLP como un trastorno cuyo núcleo central es la desregulación emocional. Esta desregulación tiene origen en cierta disponibilidad biológica, cierto contexto ambiental y la interacción entre estos dos factores. Entre los factores de vulnerabilidad la circunstancia ambiental fundamental es el “ambiente invalidante”. Este ambiente se da desde la niñez, respondiendo de manera errática e inadecuada a los emociones, pensamientos o creencias del niño.  Además, los ambientes invalidantes tienden a responder de manera extrema a las experiencias del niño. Un ambiente invalidante contribuye a esta desregulación porque no son capaces de enseñar al niño a poner nombre a lo que le ocurre y no le ayudan a modular esta activación emocional. Esta visión, apunta que una de las experiencias invalidantes más traumáticas en la infancia es el abuso...