Celos en la infancia

Miedo, alegría, rabia y tristeza son las consideradas emociones básicas, pero experimentamos muchas más. Sentir emociones es lo que nos hace humanos, además poder racionalizarlas hace que nos diferenciemos del resto de mamíferos. Entendemos la emoción como una experiencia multidimensional que afecta al menos a tres sistemas de respuestas: cognitivo, conductual y fisiológico. Cualquier proceso psicológico conlleva una experiencia emocional de diferente intensidad y cualidad y todas las emociones tienen alguna función y utilidad, hasta las más desagradables tienen funciones importantes de adaptación social y ajuste personal. Lo más característico de las emociones sociales como los celos, la envidia, la empatía… es que adoptan sentido en su relación con los demás. También se las considera emociones secundarias ya que se experimentan y están formadas a partir de emociones básicas o primarias. Los celos son una emoción universal, que se vive como desagradable y que se experimenta desde la niñez hasta la edad adulta. En este blog nos vamos a centrar en los celos que se experimentan en la niñez. Los expertos definen los celos en la infancia como “una reacción irracional compuesta de tristeza, pérdida de autoestima y enemistad hacia un rival, unida a autocrítica”. Además, es importante que distingamos entre celos y envidia, los celos se experimentan ante el miedo a perder un objeto querido y la envidia se experimenta ante algo que tiene el otro y nosotros nunca tuvimos. Los celos ante la llegada de un hermano son prácticamente inevitables y aunque la forma de presentación, la duración y la intensidad es muy variable, es algo prácticamente inherente, sobre todo si era hijo único. Tampoco nos debe...

EL DUELO INFANTIL (segunda parte)

Hace unas semanas abordamos el tema del duelo infantil y planteamos cuestiones sobre las particularidades en cuanto a la vivencia emocional de los niños, como comunicárselo, como participar de la despedida del ser querido… Algunas cuestiones importantes quedaron sin comentar, por lo que en este blog trataremos de dar respuesta a algunas de ellas. Es importante destacar que el duelo es un proceso dinámico, por lo que perdura a la lo largo del tiempo y a la vez ira cambiando según distintas cuestiones. Es un proceso normal, no es ninguna enfermedad, lo habitual es que la muerte de un ser querido duela y deje una huella emocional. Además de esto, es un proceso único, de la misma manera que no hay dos personas iguales tampoco existen dos duelos iguales. Teniendo esto en cuenta describiremos ciertas reacciones emocionales y particularidades dependiendo de la edad del niño: Primera infancia de los 0 a los 2 años: los bebes pueden reaccionar a la muerte (especialmente si es de su figura de referencia) mostrándose inquietos, irritados, durmiendo y comiendo peor. Si la muerte afecta a uno de los cuidadores de referencia del niño y si esta se puede prever, es recomendable que de manera progresiva se haga cargo de los cuidados del bebe la persona que le cuidará cuando la otra fallezca.  Es importante para el bebe que su mundo sea predecible, seguro, tranquilo y para ello es importante mantener las rutinas. Además, es importante contar con un figura estable y significativa que pueda cumplir estas funciones de maternaje. Hacia los dos años podemos ir explicándole al niño de una manera simple, porqué...

EL DUELO INFANTIL

La situación de emergencia sanitaria que estamos viviendo está poniendo de manifiesto la necesidad de hablar y escuchar mucho a los niños. Se están dando situaciones difíciles de explicar para el adulto y también difíciles de entender para los niños. En esta ocasión me gustaría dar unas claves para las familias que puedan estar en proceso de duelo debido a la perdida de algún familiar y en concreto de como: enfocarlo, gestionarlo y vivirlo con los niños. Además, partimos de que la muerte es un tema tabú, difícil y que tendemos a negar, es algo que de manera generalizada se da en la sociedad occidental. Esto suele derivar en la práctica, en muchas dificultades para poder hablar de ello y más aún si se trata de comunicárselo a los niños. Estas premisas de las que partimos hace que en ocasiones los adultos ante situaciones de enfermedad o perdida de algún familiar tendamos a ocultar y callar para evitar el sufrimiento de los niños, pero al contrario los niños necesitas ser informados y escuchados. Los niños como los adultos sienten y se cuestionan muchas cosas ante la pérdida, por lo que… vamos a atrevernos a compartir y sentir este proceso junto a ellos.  El duelo es un proceso de adaptación en el que debemos aprender a vivir sin la persona que hemos perdido y este proceso concierne también a los niños. Es importante que los adultos entendamos mejor la experiencia de duelo en los niños, ya que tiene ciertas particularidades con respecto a la del adulto y se experimenta de manera diferente según la edad del niño. La comprensión y...

Depresión Postparto

Desde hace unos años se ha empezado a dar visibilidad a una serie de síntomas que muchas madres presentaban con la llegada de sus hijos o incluso antes de dar a luz. Actualmente no se nos hace raro escuchar la palabra: depresión postparto. Es importante poner el foco de atención en esta situación que tantas mujeres padecen, pero también es importante diferenciar que es depresión postparto y que no lo es, que síntomas acompañan a este trastorno, cuales pueden ser las consecuencias y que podemos hacer ante esta situación. Sin duda la maternidad supone uno de los cambios vitales más profundos que una mujer puede experimentar, se trata de un viaje en el que se pasa de ocupar un papel de hija a convertirse en madre. Tradicionalmente se presentaba la maternidad como un periodo idílico de felicidad y dicha, sin tener en cuenta las posibles dificultades que casi de manera irremediable, en diferente grado según las circunstacias, ocurrirán. Es un momento vital sin igual… en el que se ponen en juego nuestras experiencias tempranas y el papel de las figuras parentales que han formado parte de nuestra infancia. La maternidad además trae consigo un cambio de vida brusco, cambio de rutinas, donde el tiempo para las relaciones sociales y para la pareja se reduce y con una fuente de estrés importante, como es la responsabilidad de asumir el cuidado de un bebe. Todo esto aderezado por los cambios hormonales inherentes al embarazo y postparto.   Según el NIMH (National Institute of Mental Health) la depresión postparto es una alteración del estado de ánimo caracterizado por una profunda tristeza, irritabilidad,...

Hijos en el divorcio

El divorcio es una realidad familiar que se da con bastante frecuencia en nuestro país. Los últimos datos indican que en el 2018 fueron 99.440 parejas las que decidieron interrumpir su convivencia. En cuanto a las separaciones de las parejas con hijos en común la custodia recayó en la madre en un 61,6% de los casos, en un 33.8% fue compartida y tan solo 4,2% fue otorgada al padre.  Esta situación supone que las familias sufren un cambio en su estructura básica, en ocasiones con la perdida de alguna de las figuras y en otras ocasiones incluso con la incorporación de nuevas. Existen numerosas investigaciones intentando clarificar cuales pueden ser las consecuencias del divorcio en los hijos, pero no existen conclusiones absolutas. Existen muchísimas variables que afectan de manera variable: situación previa en el hogar, conflictividad pasada y presente de los padres, edad de los hijos, cambio de condiciones de vida tras el divorcio… Las reacciones emocionales de los niños ante el divorcio aparecerán de diferente forma dependiendo de la edad del niño. Los niños de 0 a 2 años perciben rápidamente los cambios dados en el ambiente. Ha esta edad la ausencia de uno de sus progenitores puede causar mucha angustia ante el desconocimiento de saber si volverá o no. Pueden aparecer episodios de llanto, irritabilidad y alteraciones en el sueño y alimentación. De 2 a 6 años pueden aparecer conductas regresivas como volverse a hacer pis en la cama, chuparse el dedo, querer dormir con los padres… además pueden aparecer rabietas, miedos, dificultad para separarse de los padres y quejas somáticas (dolores de tripa, dolor de cabeza…)....