La sexualidad en la vejez

La sexualidad es una faceta muy importante de la condición humana que se suele tener muy en cuenta en la juventud y la adultez; sin embargo, en la vejez es un tema poco estudiado por los diferentes estigmas que relacionan a las personas mayores de 60 años con falta de deseo sexual. La sociedad lo considera un tema secundario en una etapa de la vida en la que los problemas de salud, y las creencias sociales están por encima de los verdaderos deseos y necesidades humanas. En los sistemas de salud actuales la atención de la salud sexual se orienta mayoritariamente a la población joven, sin tener en cuenta que la falta de compromiso con las personas mayores conlleva problemas de salud que impiden su desarrollo pleno. Según la Organización Mundial de la Sexología, el placer es un derecho humano que termina con la vida, y la expresión sexual es un derecho con el que contamos todas las personas, pero suele anularse durante la vejez, sobre todo si se sufre de alguna enfermedad o discapacidad, en una clara muestra del fenómeno que se denomina “edadismo”. La gran mayoría de las personas mayores, relata que no cuenta con la privacidad e intimidad suficientes para expresarse sexualmente; y, al mismo tiempo, presenta dificultades a la hora de comunicar este tipo de situaciones a familiares y profesionales, por lo que el problema se vuelve más complicado y difícil de llevar, creándose un círculo vicioso que impide considerarles, personas sexuales. Los hombres y las mujeres en la etapa de envejecimiento cuentan con una actitud diferente; por un lado, los varones dan una importancia...