El Trastorno Dismórfico Corporal

El trastorno dismórfico corporal es un trastorno propio en la adolescencia que aunque sea bastante común, en muy pocos casos es diagnosticado y por tanto tratado en esa etapa, provocando que se cronifique y aparezca en la adultez agravado y oculto bajo otros trastornos como por ejemplo depresión mayor.  Es muy importante conocer este trastorno para poder diagnosticarlo y tratarlo a tiempo. Características diagnosticas  El trastorno dismórfico corporal (TDC) se encuentra recogido en el DSM 5 dentro del espectro de Trastorno Obsesivo Complusivo y para su diagnóstico se requiere que: exista preocupación por uno o más defectos o imperfecciones percibidas en el aspecto físico que no son observables o parecen sin importancia a otras personas.Existan comportamientos o actos mentales repetitivos como respuestas a la preocupación por el aspecto, como mirarse a espejo, asearse en exceso, comparar su aspecto con el de otros…La preocupación causa malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social, laboral y otras áreas importantes del funcionamiento de la persona.La preocupación por el aspecto no se explica mejor por la inquietud por el tejido adiposo o peso corporal en un sujeto cuyos síntomas cumplen los criterios diagnósticos de un trastorno de conducta alimentaria. Es necesario especificar si al sujeto le preocupa la idea de que su estructura corporal sea demasiado pequeña o poco musculosa, si así fuera se añadiría al diagnóstico “con dismórfico muscular”.  Así mismo se requiere aclarar el grado de introspección, esto es, conocer en qué grado la persona que lo sufre es consciente de que sus creencias son o pueden ser falsas. Puede haber buena introspección, donde la persona sabe que lo que piensa...

Cuando la depresión retiene a un ser querido

La depresión es un trastorno mental que se caracteriza por un estado de ánimo deprimido la mayor parte del día y casi todos los días y/o una pérdida de interés o de placer en lo que anteriormente satisfacía durante un periodo mínimo de dos semanas. Puede ir acompañada de pérdida importante de peso sin hacer dieta, disminución o aumento del apetito casi todos los días, de insomnio o hipersomnia (necesidad de dormir más tiempo del habitual) diariamente o casi diariamente, además puede aparecer agitación o retraso psicomotor casi a diario, sensación de fatiga o pérdida de energía, sentimientos de inutilidad o culpabilidad inapropiada casi todos los días, disminución de la capacidad para concentrares, para tomar decisiones, pensamientos de muerte como miedo a morir o incluso pensamientos suicidas, que han podido ser planeados o intentados. Por lo tanto afecta a la persona en prácticamente todas las áreas de su vida. Como pasa con la mayoría de los trastornos mentales las personas que no lo sufren tienen inevitablemente a no ver las consecuencias limitantes que conlleva, suele ser más complejo de aceptar que un problema físico como por ejemplo una cojera. Por otro lado, al minimizar los trasfondos de esta enfermedad, es habitual que las personas que rodean al individuo con depresión intenten ayudar a superar ese estado con estrategias que habitualmente funcionan para animar a alguien que sufre tristeza por unos días con el objetivo de intentar desde el amor, rescatar a esa persona que sufre. El problema es que aunque se dediquen desde el cariño más profundo, no suelen funcionar, o no en el tiempo esperado, y muchas veces...

La Rumiación: Carrusel ¿imparable?

Seguramente conozcas esa sensación de tener dando vueltas sin parar un pensamiento que no puedes evitar, que atormenta y agota. Quizás aparecen en forma de “deberías…”, “seguro que…”, “tendrías que…”,  “todo va a salir mal”, “pareces”, pero todos tiene un punto en común, gastan energía y suelen cambiar el estado de ánimo a uno más apático incluso irascible. A estos pensamientos se les conoce como Pensamientos Rumiantes. Según una investigación, la mayoría de las personas empleamos un 46,9% de las horas de vigilia a pensamientos que no tienen que ver con lo que estamos haciendo en el momento. Los pensamientos pueden ser atractivos, neutros o desagradables, imprevistos o progresivos, deseados o importunos, que se ajustan a la realidad o son totalmente absurdos, belicosos o bienintencionados, casuales o fruto de la concentración. Pero, ¿qué ocurre cuando la mayoría de esos pensamientos son negativos, dañan o causan fatiga emocional? Esas ideas repetitivas, recurrentes, intrusivas, pasivas y no deseadas acerca de la propia tristeza, origen y posibles causas y consecuencias es lo que se conoce como rumiación. Está asociada a los estilos de afrontamiento rumiativo, que se caracteriza en que la persona pone atención en los aspectos más complicados o los más negativos de lo que le sucede de una manera repetitiva y pasiva, sin hacer uso de ningún tipo de herramienta para reflexionar y dar solución a aquello que le aturde. Este estilo está relacionado con trastornos depresivos y de ansiedad. A lo largo de la historia de la investigación en este campo se ha defendido que cuando los pensamientos rumiantes no deseados alcanzan un nivel determinado, llegan a impedir un...

Retomar hábitos. La importancia de automotivarse

Septiembre, no es un mes cualquiera, generalmente es un mes de inicio, ya que se suele comenzar a retomar algunas rutinas, el curso, volver al trabajo, gimnasio… y a instaurarse otras. Es un mes que lleva asociadas con él numerosas emociones, unas personas lo esperan con entusiasmo y otras sufren con la ruptura con las vacaciones y la vuelta a lo cotidiano. La clave: Motivación La motivación es un proceso que parte de una meta a lograr o necesidad a satisfacer e impulsa la realización y mantenimiento de una conducta determinada según Gonzalez García, M. 2006. La falta de motivación ante los retos que se plantean en esta época del año es uno de los grandes lastres que portamos y que impedirán que disfrutemos también de los deberes que implica el día día. Como dice Csikszentmihalyi en su libro Fluir, existen dos tipos de estrategias para mejorar la calidad de vida: la primera, intentar que las condiciones externas estén de acuerdo con nuestras metas; la segunda, cambiar nuestra experiencia de las condiciones externas para adaptar a nuestras metas. Como no es sencillo desprenderse de todos aquellos deberes con los que la mayoría de las personas están anclados, es conveniente aprender a cultivar la automotivación. Automotivación Se puede definir como la capacidad que tienen las personas para generar estímulos que les impulsen a sus metas. Desarrollarla permite afrontar con otra actitud momentos de crisis.  Según el Dr. Hendrie Weisenger, ésta se basa en fuentes internas y externas. Internas, hacen referencia a la persona misma, a sus valores, a sus metas y a su “para qué”; las fuentes externas son el...

Inteligencias Múltiples e Inteligencia Emocional

Antes de los 90´s el Cociente Intelectual era una medida utilizada para clasificar centrándose únicamente en los aspectos académicos de las personas, además según ese cociente se vaticinaba una vida exitosa, media o fracasada en el futuro de las/os evaluadas/os. En 1983 Gadner, propuso que la inteligencia no era un concepto cerrado únicamente al ámbito académico, si no que existía más de un concepto de inteligencia. Observó que personas con un CI muy alto, en el futuro no gozaban vidas tan exitosas como se suponía que debían de tener y al contrario, personas con un CI bajo o medio, disfrutaban de vidas prósperas.  Asimismo fue consciente de que en diferentes ámbitos existían sujetos con diferente grado de capacidad aun trabajando lo mismo, encontramos por ejemplo personas brillantes tocando el violín, otras con una media o nula capacidad, podemos ver también personas que son excepcionales en el baile y otras con menos capacidad. Gadner entonces formuló la teoría de Las Inteligencias Múltiples. Teoría de las Inteligencias Múltiples Gadner definió inteligencia como un potencial psicobiológico para resolver problemas o crear nuevos productos que tienen valor en su contexto cultural. Es decir, la mente de las personas puede desarrollar diferentes realidades mentales y usarlas de forma diferente en función de los contextos situacionales que se exigen. Convirtió a la inteligencia en una capacidad desarrollable, sin obviar el componente genético de la misma. Según Gadner, existen nueve inteligencias con las que las personas adquieren información del entorno, la interpretan y la reformulan para mostrarla a los demás. Describió éstas: Inteligencia lingüística-verbal, capacidad de usar el lenguaje escrito y oral.Inteligencia lógico-matemática, capacidad para resolver...