Mitos y curiosidades en psicología

¿Sabías que nuestro cerebro está compuesto por casi cinco millones de kilómetros de conexiones neurales? ¿Y que el mero hecho de sostener un lápiz con los dientes produce efectos similares a los de la sonrisa, haciendo que por ejemplo los chistes nos parezcan más graciosos? ¿Conocías a caso la condición llamada “sinestesia”, debido a la cual las personas que la padecen pueden oír sonidos concretos al ver determinados colores, u oler ciertos olores al oír determinados sonidos?  Pues al igual que podemos encontrar grandes curiosidades como las mencionadas, la psicología popular también está llena de mitos muy arraigados en nuestra sociedad. En este post intentaremos desmentir algunas creencias relacionados con las diferentes etapas vitales.  Escuchar música clásica durante el embarazo mejora la inteligencia de los bebés: En 1993, la revista Nature publicó un artículo en el que se demostraba mediante un experimento, como al escuchar diez minutos de una sonata para piano de Mozart, el CI de los evaluados se incrementaba en 8-9 puntos, efecto que no ocurría al escuchar música relajante o en ausencia de música. Más tarde, a este fenómeno se le denominó efecto Mozart. Aunque el experimento no implicaba mejoras a largo plazo ni se relacionaba con los bebés, la prensa popular y los fabricantes de juguetes se hicieron eco de la noticia, y la venta de cassetes y CDs con el efecto Mozart dirigido a bebés creció como la espuma, llegando en 2003 a vender más de 2 millones de ejemplares. Sin embargo, diversos investigadores que posteriormente intentaron replicar los descubrimientos originales, no lograron encontrar ningún efecto. La conclusión que se ha obtenido con todo esto es que el efecto...