Como afrontar la cuarentena

El rápido aumento de infectados por el virus Covid-19, ha supuesto una crisis sanitaria sin precedentes. Para tomar medidas de contención y evitar la saturación del sistema sanitario y, de paso, evitar que las personas más vulnerables queden afectadas, se han decretado medidas de cuarentena obligatoria. El miedo es una reacción natural,  ya que supone enfrentarse a un “enemigo” del que hemos escuchado muchas cosas pero que no vemos. Por ello, se han visto imágenes tan impactantes como baldas vacías en los  supermercados y largas colas para comprar víveres para guardar en casa en previsión de  una larga cuarentena. Con imágenes como esta, ¿cómo no se va a asustar parte de la población por lo que imagina que se puede avecinar? Esto supone un cambio enorme en nuestras costumbres y rutinas. Puede ser algo angustiante, ya que implica no salir a la calle en un soleado día festivo, tener en mente medidas básicas de higiene, no ver a los amigos o familiares, tener que trabajar desde casa, hacerse cargo de los hijos de forma imprevista,  etc. Para ello, en este artículo, se quieren dar pautas sencillas para afrontar estos días de una manera más llevadera y cuidar de la salud mental. Mantener horarios y rutinas. Cuando se trabaja desde casa sin estar acostumbrado a ello,  puedes ser complicado para algunos distinguir claramente entre el ocio y el trabajo. Por ello, se recomienda seguir con las rutinas horarias de sueño, comida, descanso y ocio. Respecto a esto último, habría que remarcar que trabajar desde casa no significa tener que estar pendiente del ordenador o e-mail del trabajo más horas de...

Hambre emocional

Cuando se habla de comer es imposible no hablar del auto concepto corporal. La alimentación es esencial para la supervivencia. Por ello, no es posible no comer sin sufrir consecuencias físicas ni escapar de esa necesidad. Desgraciadamente, en  la  sociedad  actual, la imagen corporal es muy importante debido a la percepción irreal de un cuerpo ideal como escaparate del éxito personal, social y profesional. La necesidad de ajustase a ciertos ideales de belleza lleva a comportamientos que puede peligrar la salud física de la propia persona y a posiblemente desarrollar a un problema de trastorno alimenticio (Ballester  y  Guirado, 2003).   Es llamativo como la imagen corporal es un concepto muy subjetivo que a veces no concuerda con la realidad y está determinada por las experiencias personales y emociones asociados a esta.  Una imagen corporal pobre se asocia directamente con tener baja autoestima (Calado, Lameiras y Rodríguez, 2004). La alimentación emocional surge cuando la ingesta de comida es una manera de escapar de ciertas emociones o pensamientos. El/la comedor/a emocional, afronta las circunstancias sin tomar demasiada conciencia de ellos, es decir, come para evitar que estas invadan la mente (Courbasson, Rizea y Weiskopf, 2008). Los atracones se utilizan para enfrentar la ansiedad, la depresión, la ira y la soledad (Allison y Geliebter, 1997). Se puede identificar estos patrones de comedor/a emocional cuando el deseo de la ingesta de comida es momentáneo y no hay una construcción del hambre anteriormente. También se desea comidas con alto contenido calórico y puede no haber satisfacción tras la ingesta de grandes cantidades de comida. La culpa asociado a estas ingestas es habitual por...

Cuando la ideación suicida toca de cerca

Los datos recogidas por la OMS (2019), revela que 800 000 personas se suicidan cada año y es la tercera causa de muerte para los jóvenes de edades comprendidas entre los 15 y los 19 años en el mundo (Organización Mundial de la Salud, 2019). El  suicidio, se define como un acto que intencionadamente busca la muerte de la propia persona (American Psychiatric Association, 2003). Aquí entran tres conceptos importantes. Por un lado, está el  intento de suicidio, una acción que se realiza de forma consciente y es un intento activo de buscar la muerte. Por otro lado, el suicidio consumado que se da cuando la persona se quita la vida. Por último, está el parasucidio, concepto establecido por Kreitman (1977), que es la conducta lesiva pero no mortal que no busca directamente quitarse la vida, si no lograr hacerse daño a uno mismo.   Los factores asociados al suicidio desde la perspectiva psicológica, están los intentos previos de suicidio, pérdidas familiares, frustraciones vitales, factores de personalidad (por ejemplo la impusividad), ansiedad, depresión, baja autoestima, consumo de alcohol y drogas, alteraciones del sueño, abandono personal y factores familiares como la violencia intrafamiliar, el suicidio en un familiar  o el abandono entre otros (Mann, 1998). La desesperanza es un concepto muy estudiado en relación al suicidio. La desesperanza hace referencia a un estado donde la persona siente un vacío vital. Beck y Weissman (1974) expresaron que la desesperanza puede generar expectativas negativas de antemano, conllevando en la falta de motivación para seguir adelante. Hay que aclarar, que aunque la presencia de un trastorno grave puede ser un predictor, solo un...

Manejo del estrés en Navidad

La navidad es una época del año culturalmente asociado a la celebración, la alegría, la familia, a la comida y a juntarse con las personas que hace tiempo no se ven. El problema surge cuando debido a las circunstancias vitales de la persona, por las pérdidas, las circunstancias familiares, las decepciones, los conflictos, la distancia,  etc,  esta puede llegar a ser una época de gran estrés y tensión. La navidad se asocia tradicionalmente a la familia. Los reencuentros familiares pueden ser algo que se espera con alegría pero también puede llegar a suponer el resurgir conflictos relacionados con herencias, pérdidas de seres queridos, enfrentamientos, etc. También la ausencia de vínculos familiares cercanos en las fechas señaladas puede ser una fuente de dolor emocional que puede conllevar en la aparición o acentuación de la sensación de soledad (vivir lejos de casa, trabajar en estas fechas, mala relación con los familiares, pocos familiares vivos, etc.). Otros motivos para el aumento del estrés pueden ser las obligaciones relacionadas con las comidas y los regalos. En estas circunstancias, se unen la necesidad de organizarse a la hora de comprar comida y cocinar. A esto se le suma la responsabilidad de comprar regalos o encargarse de las decoraciones navideñas. Además, hay que tener en cuenta de que para las  familias con hijos pequeños es un periodo vacacional, por lo que, a pesar la alegría que supone para ellos no tener que ir a las escuela, hay que hacerse cargo de los hijos. El aspecto económico, tiene un peso importante en esta época del año ya que los regalos y la comida especial son una...

Trastorno narcisista de la personalidad

Los trastornos de la personalidad, consisten en una serie de patrones permanentes desadaptivas,  que determinan  la manera de interactuar con el mundo que le rodea, en sus afectos y en la manera de llevar las relaciones interpersonales. Estos pueden llevar a un malestar, ya que pueden traer consecuencias en distintas áreas de la vida. (American Psychiatric Association, 2013.) El trastorno de personalidad narcisista pertenece al grupo B de los trastornos de la personalidad. La personas que padece esto, se adjudica una importancia excesiva en sus logros y están caracterizados por  tener fantasías de grandeza y de éxito. Suele mostrar un comportamiento arrogante o de superioridad. Tiene una necesidad constante de admiración, siendo muy sensible a la evaluación de los demás y explotan las relaciones interpersonales para reforzar sus propios intereses. Carece de empatía para reconocer los sentimientos y las necesidades de los demás, además de  sentir envidia de los demás o creer que los demás le tienen envidia (American Psychiatric Association, 2013). En el aspecto cognitivo, muestra un alto nivel de vigilancia hacia los demás, una excesiva desconfianza interpersonal y no tiene un sentido de identidad o un “yo” muy fuerte. Las estrategias que utiliza son la competición, la manipulación, el uso de los demás y el saltar las reglas o normas socialmente aceptados para conseguir sus propósitos (Davis, 2005). Dadas estas características, el narcisista busca constantemente satisfacer su necesidad de reconocimiento, pero cuando esos objetivos se vuelven fuera del alcance de las posibilidades de su realidad y es incapaz de satisfacer sus necesidades de reconocimiento, puede llegar a padecer trastornos del ánimo o ansiedad. El narcisista no acude...