Música y los niños

Dormir a mi hija por las noches es tarea de su padre, y desde hace aproximadamente dos meses todas las noches se queda dormida escuchando las mismas cuatro canciones. Entonces cuando hace un par de noches mi pareja no llegó a tiempo para dormirla, cundió el pánico en mi casa. ¡Yo no tenía las canciones! Le expliqué que no cantaríamos “kaixo txiki” y ella tranquila me dijo “ok”, pero muy amablemente me pidió que me fuera. Salí de su cuarto y escuché como comenzó a cantar “kaixo kaixoo txiiikiiiii” y, al cabo de un rato, se quedó dormida. La música siempre ha estado presente en mi casa desde que yo era pequeña y ahora que tengo una niña, esto no ha sido diferente. Y probablemente sea el caso de la mayoría de los niños y las niñas hoy en día. La música para ellos y ellas no es solo una forma más para dar y recibir cariño, sino que también ayuda en la formación de conexiones cerebrales que se establecen durante los primeros tres años de vida. Así como hay diferentes juegos para las diferentes etapas del desarrollo, los niños y las niñas vivirán la música de forma diferente según vayan creciendo. La música y las experiencias musicales por si solas promueven el desarrollo de diferentes habilidades socioemocionales, motoras y cognitivas; si bien el participar en experiencias musicales planificadas puede potenciarlo aún más. Algunas de las habilidades son: Habilidades socioemocionales. La música es frecuentemente una actividad que se comparte con otras personas, lo que la convierte en una experiencia básicamente social. Esto puede promover el desarrollo las siguientes habilidades:...