La influencia del maltrato en el cerebro infantil

¿Qué sucede cuando, en el momento nuclear donde más vulnerables nos sentimos (primera infancia), nuestros seres queridos nos abandonan? ¿Es lo mismo si la vivencia de vulnerabilidad es puntual y aislada, o si por el contrario ésta se mantiene por un lapso temporal relativamente amplio? ¿Y si, además, este impacto longitudinal se da al mismo tiempo que nos desarrollamos emocional y cognitivamente? Claramente, no. Y si además, ¿más allá de un abandono y dejación de la función paterno-materna, existe un maltrato activamente ejercido (físico, sexual, etc.)? Claramente, el daño psíquico y neurológico se presume aún más severo e incluso más orgánico e irreversible. Y ciertamente es así: a más temprana e «intensa» (entendiendo como tal lo invasiva y dañina que pueda resultar) la experiencia traumática, más daños se generan a nivel cerebral. Lamentablemente, este tipo de experiencias son relativamente frecuentes, y los estudios han constatado que vivenciar 4 o más de estas llamadas Experiencias Infantiles Adversas (EIA) suponen un peligro notable para nuestra integridad física y mental, existiendo una relación entre la «dosis» de esta EIA y sus consecuencias en nuestra salud. Cabe reseñar que algunos estudios han constatado la vivencia de 1 EIA en un 25-64 % de la población, y la de 4 o más en el 12,5 % de casos aproximadamente, por lo que es habitual encontrarnos personas con traumas o vivencias extremas en la infancia alrededor nuestro. v Como antes se ha mencionado, la vivencia temprana de EIA habitualmente genera cambios en el funcionamiento de diversos sistemas del organismo del niño, entre los que se incluyen cambios en el sistema nervioso central. Y es que...

Síndrome de Tourette

El Síndrome de Tourette o el Síndrome de Gilles de la Tourette, es un trastorno poco frecuente, caracterizado por la presencia de tics motores crónicos y tics fónicos. Es un trastorno neuropsiquiátrico, que tiene su inicio en la infancia. La edad media de aparición es a los 7 años. Sin embargo, los tics motores suelen ser los primeros en manifestarse, a la edad de 3-8 años. Los tics fónicos, en cambio, suelen mostrarse a los 11 años. Como se ha mencionado, entre su sintomatología se encuentran los tics motores crónicos y los tics vocales o ruidos incontrolables. Un tic, según el Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-V, por sus siglas en inglés), es “una vocalización o movimiento súbito, rápido, recurrente, no rítmico”. Los tics se pueden clasificar en simples, como puede ser parpadear, resoplar y/o aclarar la garganta, o complejos, saltar, agitar las piernas y/o decir palabras o frases fuera de lugar. Asimismo, las personas con Síndrome de Tourette, pueden experimentar los llamados tics sensoriales, que son definidos como experiencias subjetivas que la persona siente en su interior. Estas sensaciones son aliviadas una vez llevado a cabo el tic, debido a la reducción de la ansiedad. Cabe destacar, que este síndrome tiene una alta comorbilidad con otros trastornos como el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) y/o el Trastorno Obsesivo-Compulsivo (TOC). Además, también puede cursar con trastornos de ansiedad, de personalidad, del estado de ánimo, del sueño o con Trastornos del Espectro Autista (TEA). Entre los tratamientos con mayor evidencia científica, se encuentran la psicoterapia y la farmacología. En cuanto a la primera, la...

Los Abrazos matan la ansiedad

Los abrazos nos devuelven el color de la vida. “La ansiedad es la característica mental más destacada de la civilización occidental” R. R. Willoughby. Muchos de nosotros, quien más, quien menos, en algún momento de nuestra vida hemos sentido que nos falta el tiempo y el aire, y sin saber por qué, nos encontramos ante una sensación de inquietud y de excesiva preocupación. Sin venir a cuento, sentimos miedos y temores y nos preparamos para alguna desgracia, poniéndonos en la peor situación y nos ponemos en una posición de alerta, de vigilancia continua, que sin reparar en ello nos arrastra a la ineficacia, a cometer errores, hasta que se convierte en un sentimiento vital donde se agarra al alma y nos roba hasta los colores de la vida, volviéndola monocromática, perdiendo toda su belleza. Esa presión, también se representa en nuestro cuerpo. Los músculos se tensan y sufrimos contracturas, el corazón bombea más rápido, nos cuesta respirar, perdemos la capacidad de visión o empezamos a notar dolores en el estómago e incluso tenemos problemas para dormir. Esta sensación que a veces no somos capaces de identificar tiene nombre y es bien reconocida a día de hoy, es el estrés o la ansiedad. Cuanto más seamos capaces de comprenderla e identificarla, más nos ayudará a manejarla y a aliviarla. La ansiedad es una emoción compleja y bastante difusa, de ahí que la gente en ocasiones no sea capaz de identificarla. Por el contrario, normalmente sí que solemos ser capaces de reconocer el estrés. La cuestión es que la ansiedad, es la representación continua del estrés en la dimensión temporal. La ansiedad,...

DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO: ¿QUÉ PUEDE APORTAR LA NEUROPSICOLOGÍA? ¿EN QUÉ CONSISTE LA REHABILITACIÓN NEUROPSICOLÓGICA? (PARTE III)

¿Qué Puede Ofrecer la Neuropsicología ante un DCA? La neuropsicología constituye una disciplina enmarcada dentro de la psicología que se ocupa del estudio de la relación existente entre el cerebro y el comportamiento de las personas, el cual incluye no solo la conducta observable en estas, sino también el funcionamiento cognitivo y emocional subyacente. Por ello, desde la perspectiva neuropsicológica, tras un DCA resulta de vital importancia realizar un proceso de evaluación exhaustivo y riguroso que permita establecer qué áreas cognitivas, emocionales, conductuales y funcionales han podido verse afectadas y cuáles, por el contrario, han permanecido intactas. Además, la información derivada de dicho proceso permitirá adecuar la intervención que cada persona debe recibir para favorecer al máximo su mejoría en el menor periodo de tiempo a través de intervenciones como la rehabilitación cognitiva. Puesto que desde Psicología Amorebieta nos parece importante que nuestros pacientes y sus familiares sepan qué deben esperar de cada uno de estos procesos, y tras haber profundizado ya en un post previo sobre el papel de la evaluación neuropsicológica (Parte II), os explicamos en qué consiste la rehabilitación neuropsicológica en el DCA (Parte III). ¿En qué consistirá la rehabilitación cognitiva? La rehabilitación neuropsicológica es un tipo de intervención no farmacológica dirigida a la mejora o la ralentización de la progresión de los síntomas cognitivos, emocionales y conductuales causados como consecuencia de lesiones cerebrales o procesos de neurodegenerativos. El objetivo último de este tipo de intervención no es otro que el de mejorar o favorecer el mantenimiento de la autonomía personal y, consecuentemente, de la calidad de vida y bienestar de la persona. Por todo ello,...

«La técnica de las dos sillas»

Nos encontramos en fechas especiales para muchas personas. Para algunos, estos días de Navidad son fechas de reunión familiar, para otros de trabajo, sin embargo, para otros son fechas relevantes de añoranza y nostalgia por los que ya no están con nosotros. En ocasiones, nos quedamos con asuntos pendientes, palabras que no hemos dicho, disculpas que no hemos pedido o despedidas que no han podido ser. Todo ello nos genera excesiva preocupación y no nos permite resolver el duelo de la mejor manera. Sin embargo, todavía hay algo que podamos hacer… La técnica de «La Silla Vacía» o técnica de » Las Dos Sillas», es una manera de desprendernos de todo el peso que hemos acumulado por no poder solucionar aquello pendiente. Se trata del ejercicio más conocido del trabajo Gestáltico. Consiste en colocar dos asientos o sillas, una frente a otra, que el sujeto irá ocupando en forma alterna, mientras simula dialogar con «lo» que se encuentra en el otro asiento. Bajo esta especie de diálogo estaremos trabajando los asuntos pendientes, problemas de relación con otras personas que no están cerrados y que mantienen a la persona con una especie de herida que todavía no ha cicatrizado por la inexpresión de algunos sentimientos. Pongamos el caso del resentimiento hacia una madre que ya murió, o el agradecimiento que nunca se expresó a un hermano que falleció por accidente. Incluso pongamos a una persona que le guarda rencor a su padre anciano y un tanto senil por un hecho que ocurrió hace veinte años, y que nos marcó y dolió. ¿Sería adecuado presentarnos en el cementerio a echar en...

Adicción a las redes sociales

Vivimos en una sociedad en la que es necesario manejarse bien con las nuevas tecnologías si no quieres quedarte apartado de ella, ya que, cada vez mas cosas que antes se hacían en persona, hoy en día se están transformando o, mejor dicho, adaptando a las nuevas tecnologías. Cosas como hacer la compra, comunicarse con otras personas o estudiar son cada vez mas habituales y están cada vez mas enfocados al formato digital.  Es objetivo decir que esta digitalización ha traído grandes beneficios a la sociedad, por otro lado, un mal uso de estas plataformas puede traer problemas como, cyberbullying, aislamiento social, dificultades de aprendizaje o, lo que es mas conocido hoy en día, la adicción a las redes sociales. Lo que motiva a engancharse a este mundo virtual es la accesibilidad, disponibilidad, anonimato, alta estimulación e intimidad que ofrecen las redes sociales y como ocurre en las adicciones químicas, las personas adictas a las redes sociales experimentan un síndrome de abstinencia cuando no pueden conectarse, caracterizado por la presencia de un profundo malestar emocional.  El abuso de las redes sociales puede facilitar el aislamiento, el bajo rendimiento académico o laboral, el desinterés por otros temas y por el ocio activo, los trastornos de conducta y el quebrantamiento económico, sedentarismo y la obesidad. Los problemas se extienden a todas las parcelas de la persona afectada (escuela, familia, trabajo, amigos, salud física…) Hay factores de riesgo que Los principales factores de riesgo de esta adicción para los jóvenes son la vulnerabilidad psicológica, el estrés, las familias disfuncionales y la presión social. Por otro lado, los factores de protección están estrechamente...

Hábitos de salud en el niño

Dormir y comer son necesidades fisiológicas, pero el hacerlo bien y además disfrutar de ello se aprende desde que somos niños. Los hábitos saludables en niños hacen referencia a aquellos comportamientos que realizamos de manera frecuente, que forman parte de nuestra rutina y que nos ayudan a tener mejor salud física, mental y emocional. A partir de los 4 años es cuando se establecen en el niño hábitos permanentes, que si no son adecuados luego son difíciles de modificar.  Si se les educa en unos hábitos saludables de higiene, alimentación, sueño, respeto hacia los demás, orden… les estaremos proporcionando a nuestros hijos una sensación de autonomía, autocontrol y seguridad que le serán eran ayuda durante el resto de su vida. Para empezar, es imprescindible generar rutinas, que el niño sepa que es lo que va a ocurrir le da seguridad y orden en la vida.  En los niños este orden no viene dado desde que nacen, además de tener una escasa noción del tiempo. Las rutinas son algo implementado por los padres, a base de repeticiones y limites adecuados, que hacen que el niño sepa que hacer y esperar de cada momento. Es a partir de los 4 años de edad cuando empiezan a tener cierta idea de temporalidad, lo que es el presente, el pasado y el futuro inmediato. Es importante tener unos horarios fijos o más o menos regulares para comer y dormir, ya que los cambios bruscos y continuados en los horarios de las comidas y sueño les genera mucha inseguridad. Según el niño va creciendo puede ser más flexible y puede adaptarse a más cambios,...

Las Funciones Ejecutivas y TDAH

¿Qué son las Funciones ejecutivas?¿Qué tienen que ver con el trastorno de atención e hiperactividad ? Los Niñ@s con TDAH tienden a ser impulsivos, distraídos, pierden objetos y poseen una mala gestión de la organización y la planificación. En esta entrada de hoy hablaremos sobre la relación que tienen las funciones ejecutivas y el trastorno de atención e hiperactividad (TDAH). El TDAH se da cuando un niñ@ tiene mas problemas de conducta que la media, relacionados con diferentes criterios: impulsividad o falta de inhibición, falta de atención e hiperactividad (1). Aunque también se da en adultos, es uno de los problemas que mas afecta a la población infantil (0-14 años), y normalmente se suele visibilizar hacia los 7 años. Se estima que lo sufre entre un 5 y 7 % de dicha población y parece ser que se da más en niños que en niñas, con una relación 3 a 1 (3). Existen tres tipos de diagnóstico de TDAH dependiendo con qué frecuencia se presenten unos síntomas u otros. Por un lado, tenemos el TDAH predominantemente hiperactivo-impulsivo; por otro, está el predominantemente inatento; y, por último, un tercer grupo donde quedarían la mayoría de afectados, en los que se combinan los síntomas de la inatención y la hiperactividad-impulsividad. La Neuropsicología es una rama de estudio que se sitúa a caballo entre la psicologia y la neurociencia, nutriéndose de ambas, y se centraría en estudiar las relaciones entre las conductas que realizamos y sus procesos cognitivos. Los procesos cognitivos nos sirven para procesar toda la información que recibimos. Las procesos más simples, tales como la atención, memoria o aprendizaje fundamentan...

El Cuidador Descuidado

Cuando se habla de cuidado, en la mayoría de los casos se nos viene a la cabeza la acción que se ejerce sobre una persona dependiente, vulnerable o frágil, que demanda cierta atención o asistencia, como por ejemplo, sucede en los casos de las personas que padecen enfermedades neurodegenerativas, como la Enfermedad de Alzheimer. El cuidador principal de estas personas, suele ser algún familiar cercano, quien se encarga de asistir a la persona. Sin embargo, ¿quién cuida a los que cuidan? Estos familiares cuidadores tienen un mayor riesgo de experimentar una sobrecarga. También el profesional cuidador puede padecer fatiga por el trabajo sostenido pero, en estos casos, siempre hay cierta separación emocional, al contrario de lo que sucede con los primeros, debido al vínculo existente. El familiar cuidador no elige la situación y su vida cambia radicalmente. Esta situación puede llegar a generar cansancio físico e inestabilidad emocional, provocando ciertas reacciones afectivas como tristeza, ira y/o culpabilidad debido a ciertos pensamientos como “no puedo más” o “esto me supera”. En consecuencia, la persona cuidadora podría llegar a desarrollar ciertos tipos de trastornos psicológicos como insomnio, ansiedad, estrés y/o depresión. Lo anterior, aparte de ser dañino para la propia salud física y psicológica del cuidador, también tiene resultados contraproducentes en la persona a la que se cuida. Varios estudios han evidenciado que cuando la persona a cargo del cuidado presenta un adecuado estado de salud (físico y mental), éste repercute positivamente en la persona dependiente, pudiendo incluso llegar a ralentizar el deterioro cognitivo. Es por esto que se hace indispensable dotar a la persona cuidadora de habilidades de afrontamiento y...

DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO: ¿QUÉ PUEDE APORTAR LA NEUROPSICOLOGÍA? ¿EN QUÉ CONSISTE LA EVALUACIÓN NEUROPSICOLÓGICA? (PARTE II)

¿Qué Puede Ofrecer la Neuropsicología ante un DCA? La neuropsicología constituye una disciplina enmarcada dentro de la psicología que se ocupa del estudio de la relación existente entre el cerebro y el comportamiento de las personas, el cual incluye no solo la conducta observable en estas, sino también el funcionamiento cognitivo y emocional subyacente. Por ello, desde la perspectiva neuropsicológica, tras un DCA resulta de vital importancia realizar un proceso de evaluación exhaustivo y riguroso que permita establecer qué áreas cognitivas, emocionales, conductuales y funcionales han podido verse afectadas y cuáles, por el contrario, han permanecido intactas. Además, la información derivada de dicho proceso permitirá adecuar la intervención que cada persona debe recibir para favorecer al máximo su mejoría en el menor periodo de tiempo a través de intervenciones como la rehabilitación cognitiva. Puesto que desde Psicología Amorebieta nos parece importante que nuestros pacientes y sus familiares sepan qué deben esperar de estos procesos, de modo que a través de este y un próximo post describiremos en qué consisten la evaluación neuropsicológica (Parte II) y la rehabilitación neuropsicológica (Parte III). Comencemos por la evaluación neuropsicológica… ¿En qué consiste la evaluación neuropsicológica? ¿Qué esperar de ella? La evaluación neuropsicológica es el método diagnóstico que permite estudiar y determinar cuál es el estado cognitivo, afectivo-conductual y funcional de una persona, de modo que es una herramienta de gran utilidad en el ámbito del DCA. Esta evaluación se lleva a cabo a través de una serie de sesiones, cuyo número puede variar en función de las áreas susceptibles de ser valoradas y cuya duración individual puede oscilar entre los 45 y los...