FRUSTRACIÓN

La frustración es una emoción secundaria que se vive como negativa, se trata de una sensación de rabia, ira, impotencia, tristeza… que se da cuando no conseguimos satisfacer una deseo, necesidad o impulso. Es una emoción que aparece desde que somos bebes y que permanecerá en la edad adulta. En este blog atenderemos como poder generar cierta tolerancia a la frustración en el niño, pero comprendiendo que no se trata de no sentir frustración sino de poder manejarla. El hecho de vivir conlleva experimentar inevitablemente frustración, por ello es importante educar a los niños a tolerarla, no solo para evitar rabietas y molestos enfados, sino con el fin superior de poder vivir en armonía a nivel personal y social. Aunque parezca apresurado la frustración se vive desde que somos bebes y nuestras necesidades o deseos no son cumplidos o por lo menos no inmediatamente. Según van creciendo se van dando cuenta que sus necesidades o deseos nos son satisfechos y van aprendiendo que a su alrededor hay más personas y tienen que esperar un poquito. Además, estas esperas dan la oportunidad al niño a ir haciendo las cosas por sí mismos y así aumentar progresivamente su autonomía. Existen niños que no toleran la frustración, que no saben distinguir entre necesidades y deseos y esperan que el otro satisfaga ambos por igual. Estos niños esperan que el mundo se adapte a sus necesidades y deseos, y cuando el mundo no es lo que esperaban viven su entorno como algo hostil e interpretan que el mundo está en contra de ellos, generando en ellos emociones de ira, enfado y tristeza. La...

Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad y los Beneficios de la Actividad Física en Niños con TDAH

¿Qué es el Trastorno por déficit de atención con hiperactividad? El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) es un trastorno del neurodesarrollo de inicio en la infancia y acompaña al menor a lo largo de su vida. Su causa es desconocida, la comunidad científica acepta que la genética tenga que ver con el trastorno. Así, como los factores ambientales también ejercen un papel definitivo modulando y justificando las diferencias en la expresión fenotípica del trastorno.  Este trastorno es uno de los más comunes en la infancia con una prevalencia en torno al 5% y es más frecuente en niños que en niñas (3:1). El TDAH se caracteriza por la presencia de déficits en el sistema atencional y en el sistema inhibitorio, que provocan caídas en la interferencia, la impulsividad o la hiperactividad. Hay diferencias en el desarrollo cerebral de personas con TDAH y personas con desarrollo normotípico. Estas, se observan a nivel cortical y subcortical en todas las medidas de valoración, una evidencia cada vez más creciente de que estas diferencias están relacionadas con los síntomas nucleares del trastorno y con el grado de afectación clínica (principalmente atencional e inhibitorio a nivel cognitivo) y adaptativo. Actualmente, sabemos que la evidencia científica recomienda los tratamientos mixtos o multimodales, ya que son los que mejor resultados obtienen para la intervención sobre este trastorno. Por lo tanto, es necesario una intervención ajustada a cada paciente de forma individual, basada en la evidencia científica, procurando dotar al paciente de los mejores recursos posibles para su adecuada evolución clínica. Así como incluir a la familia y al colegio ya que estos ayudan...

La Afantasía

A menudo creemos que el resto de seres humanos perciben y procesan los estímulos de igual manera a como lo hacemos nosotros mismos, y cuando observamos a una persona que lo hace de forma diametralmente opuesta a la nuestra tomamos conciencia de lo diferente que puede ser el proceso perceptivo en otros. Esto sucede, por ejemplo, en el caso de la Afantasía (“aphantasia” en inglés), donde la persona en cuestión no tiene la capacidad de imaginar nada, y cuyo pensamiento a menudo se convierte una suerte de silogismos concretos y manipulativos. Quizás al resto de seres humanos, que nos basamos en nuestros pensamientos e imaginación para llevar a cabo incluso la tarea cognitiva más simple y llana, esto se nos hace precisamente difícil de imaginar. Tanto es así, que a día de hoy sabemos que las imágenes mentales que tenemos casi “sin querer” y continuamente, condicionan sobremanera no sólo lo que percibimos, sino también hacia dónde orientamos nuestra atención, qué elementos del mundo exterior a nuestra psique nos motivan, etc. En definitiva, hacia dónde vamos cognitivamente. Y esto sucede casi sin pensar, sin querer y sin poderlo remediar conscientemente, no al menos con poco esfuerzo cognitivo si queremos modificarlo. Pero, aún hay más, y es que debemos saber que cuando imaginamos o pensamos en algo, se activan las mismas áreas del cerebro que si estuviéramos percibiendo realmente ese algo, con toda su activación. ¿Cómo se te queda el cuerpo? Pero hay más, volviendo a cómo lo que pensamos e imaginamos modifica nuestro sistema cognitivo, ya que cambian completamente nuestro discurrir, hasta el punto de que condicionan todas nuestras decisiones...

Cuando la hora de comer se convierte en una pelea con los hijos/as

A veces, la alimentación de los hijos/as es un motivo de preocupación muy grande para los padres. Lo que desemboca en conflictos. Lo más habitual es que los hijos se levanten de la mesa constantemente, que no prueben bocado o que se quejen porque la comida no les gusta, prefiriendo solamente un tipo de alimentación determinado. La consecuencia más habitual suele ser que los padres acaben enfadándose o anticipando el “desastre” que va a ser la hora de la comida. Incluso se puede temer que la situación acabe en un trastorno de alimentación. En este artículo, se ofrecerán pautas generales para intervenir para que sirva de ayuda a las familias. Cuando los hijos son pequeños y se les trata de introducir nuevos alimentos, puede producirse un rechazo. Incluso puede ocurrir que debido a la ansiedad de los padres porque sus hijos ingieran algún alimento les lleve a sustituir estos por una comida que les guste. En este sentido, lo único que se logra es cambiar el propósito de “comer sano y variado” por simplemente “comer algo”. Además, si el niño o niña come lento y poco, se tiende a presionarles para que coman más rápido, habitualmente debido a que los horarios o los ritmos que los adultos manejan, son incompatibles. Si al anterior conflicto se le suma que el hijo/a se levanta constantemente, añadimos el problema respecto a los protocolos o etiqueta a la hora de comer, lo que convierte la comida en una persecución constante. A continuación, se mencionarán algunas pautas que podrían ser útiles cuando comen despacio, cuando comen poca variedad de alimentos y para cuando se...

Trastorno específico del lenguaje

¿Qué es el trastorno específico del lenguaje? El lenguaje constituye una capacidad específica de los seres humanos que se desarrolla de forma natural y que favorece no solo la comunicación con otras personas sino también la adquisición de nuevos aprendizajes. El desarrollo de esta capacidad depende principalmente de la exposición al mismo lenguaje, siendo especialmente determinantes en su adquisición los primeros cinco años de vida. Si bien el ritmo de desarrollo de esta capacidad puede variar entre los diferentes niños, en ocasiones pueden producirse retrasos significativos sugestivos de dificultades que van más allá. El trastorno específico del lenguaje (TEL) es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por una dificultad en la adquisición y utilización del lenguaje. Así, en este trastorno tiene lugar un inicio tardío del lenguaje y un posterior desarrollo enlentecido. Como consecuencia del TEL pueden verse comprometidas tanto la capacidad expresiva como comprensiva del lenguaje en todas y cada una de sus posibles modalidades (oral, escrita y de signos). El origen de este trastorno es neurobiológico, tratándose de una  afección de carácter crónico que no tiene cura. Los primeros síntomas aparecen durante la infancia y, aunque estos variarán según el periodo evolutivo, acompañarán a la persona afectada durante toda su vida. Se estima que la prevalencia del TEL se encuentra entre el 2 y el 7%, sin embargo, es probable que esta prevalencia sea mayor debido a que los casos más leves suelen estar infradiagnosticados. ¿Cuáles son sus criterios diagnósticos? En el ManualDiagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales DSM-V, el trastorno del lenguaje se encuentra enmarcado dentro de los Trastornos de la Comunicación. A continuación, se describen...

Modelos educativos de hoy en día (parte 2)

En la anterior entrada, os hablé de lo que era un método educativo y lo importante que era para la educación de las niñas/os. También hablé del método Montessori y de las características del mismo. Hoy os vengo hablar del Sistema Amara-Berri. Éste sistema, tiene como principal característica que utiliza el juego y las situaciones que se dan en el día a día para el desarrollo y posterior adquisición de competencias. Basa su aprendizaje en la simulación de la vida cotidiana, centrando la atención por un lado en el sistema globalizado y abierto y por otro lado en el proceso vital. El primero, pretende impulsar los procesos de desarrollo de cada estudiante, sin dividirlos, “la clave son las diferencias metodológicas”, el sistema trabaja con programas de ciclo y mezcla de edades. En cada aula se encuentran alumnos de dos años distintos. Las diferentes edades en el grupo hace que las relaciones entre ellos sean diferentes. Y un año ejercen el rol de pequeños y otro el de mayores. Otra de las características de éste sistema es que “en lugar de materias utilizan “grandes actividades vitales“, donde todas las materias se interrelacionan alrededor de un conjunto de tareas que resultan más próximas y significativas para los alumnos. Algunas de estas actividades son la radio, el teatro, la prensa, las charlas, las marionetas, el barrio”. Siendo esto así, no se usan libros de texto ni deberes ni exámenes. Si bien he comentado que no usan materias, las aulas si que están más enfocadas en asignaturas más comunes. Así por ejemplo, la clase de matemática, estaría dividida en 4 zonas, cada una de...