Depresión Postparto

Desde hace unos años se ha empezado a dar visibilidad a una serie de síntomas que muchas madres presentaban con la llegada de sus hijos o incluso antes de dar a luz. Actualmente no se nos hace raro escuchar la palabra: depresión postparto. Es importante poner el foco de atención en esta situación que tantas mujeres padecen, pero también es importante diferenciar que es depresión postparto y que no lo es, que síntomas acompañan a este trastorno, cuales pueden ser las consecuencias y que podemos hacer ante esta situación. Sin duda la maternidad supone uno de los cambios vitales más profundos que una mujer puede experimentar, se trata de un viaje en el que se pasa de ocupar un papel de hija a convertirse en madre. Tradicionalmente se presentaba la maternidad como un periodo idílico de felicidad y dicha, sin tener en cuenta las posibles dificultades que casi de manera irremediable, en diferente grado según las circunstacias, ocurrirán. Es un momento vital sin igual… en el que se ponen en juego nuestras experiencias tempranas y el papel de las figuras parentales que han formado parte de nuestra infancia. La maternidad además trae consigo un cambio de vida brusco, cambio de rutinas, donde el tiempo para las relaciones sociales y para la pareja se reduce y con una fuente de estrés importante, como es la responsabilidad de asumir el cuidado de un bebe. Todo esto aderezado por los cambios hormonales inherentes al embarazo y postparto.   Según el NIMH (National Institute of Mental Health) la depresión postparto es una alteración del estado de ánimo caracterizado por una profunda tristeza, irritabilidad,...

La Telepsicología, un salvavidas sin barreras

Nos encontramos en un momento excepcional en el que el confinamiento como medida de protección para limitar el índice de contagio del Covid-19 marcado por el Gobierno, aún no tiene fecha de finalización. No es una situación fácil de gestionar en una sociedad en la que la normalidad se caracteriza por la rutina, la acción y en gran medida la seguridad. Sentimientos de incertidumbre, miedo y ansiedad aparecen fácilmente, y una gestión de los mismos se hace de vital importancia para poder tener una buena salud mental. En ocasiones, nosotros mismos no somos capaces de encauzar la cascada de emociones que nos genera esta situación sumada a la sobreinformación recibida a través de los medios de comunicación y redes sociales, y es en ese momento cuando debemos pedir ayuda para autocuidarnos. Pero, ¿cómo puedo recibir ayuda profesional si no puedo salir de casa? Gracias a las nuevas tecnologías los/as profesionales de la psicología pueden intervenir terapéuticamente de manera no presencial, a través de la Telepsicología.  El Consejo General de la Psicología en España define este concepto como la prestación de servicios psicológicos empleando tecnologías de la información y de la telecomunicación, además puede utilizarse tanto como complemento a los servicios habituales, como servicio independiente, es decir, se puede llevar a cabo una terapia psicológica exclusivamente a través de los medios que ofrecen las nuevas tecnologías. Cada vez son más las personas que deciden realizar las sesiones on line o telemáticamente, aun así es algo desconocido para la mayoría de las personas. Cada vez son más las personas que deciden realizar las sesiones on line o telemáticamente, aun así es...

Como afrontar la cuarentena

El rápido aumento de infectados por el virus Covid-19, ha supuesto una crisis sanitaria sin precedentes. Para tomar medidas de contención y evitar la saturación del sistema sanitario y, de paso, evitar que las personas más vulnerables queden afectadas, se han decretado medidas de cuarentena obligatoria. El miedo es una reacción natural,  ya que supone enfrentarse a un “enemigo” del que hemos escuchado muchas cosas pero que no vemos. Por ello, se han visto imágenes tan impactantes como baldas vacías en los  supermercados y largas colas para comprar víveres para guardar en casa en previsión de  una larga cuarentena. Con imágenes como esta, ¿cómo no se va a asustar parte de la población por lo que imagina que se puede avecinar? Esto supone un cambio enorme en nuestras costumbres y rutinas. Puede ser algo angustiante, ya que implica no salir a la calle en un soleado día festivo, tener en mente medidas básicas de higiene, no ver a los amigos o familiares, tener que trabajar desde casa, hacerse cargo de los hijos de forma imprevista,  etc. Para ello, en este artículo, se quieren dar pautas sencillas para afrontar estos días de una manera más llevadera y cuidar de la salud mental. Mantener horarios y rutinas. Cuando se trabaja desde casa sin estar acostumbrado a ello,  puedes ser complicado para algunos distinguir claramente entre el ocio y el trabajo. Por ello, se recomienda seguir con las rutinas horarias de sueño, comida, descanso y ocio. Respecto a esto último, habría que remarcar que trabajar desde casa no significa tener que estar pendiente del ordenador o e-mail del trabajo más horas de...
¿Por qué tenemos tanto miedo al coronavirus? La explicación de la psicología

¿Por qué tenemos tanto miedo al coronavirus? La explicación de la psicología

En los tiempos que vivimos, hay un fenómeno que, teniendo un único vocablo semántico, paradójicamente tiene un doble significado no muy lejos el uno del otro: la “viralidad”. Mientras en el plano biológico supondría cómo de rápido se propaga un virus, así como todas sus características, en el plano psicológico y sociológico significaría igualmente cómo determinada información (que a veces provoca consecuencias igual de catastróficas que el virus biológico) se propaga y afecta a una población. El ejemplo más claro y reciente lo tenemos en el ya manido “coronavirus” (COVID-19 por su terminología científica). En una era en la que clara y notablemente la sobreinformación genera una desinformación notable, se hace mucho más importante saber cómo cribar y filtrar la información que nos llega que el hecho de tener determinada información. Así, en los colegios poco a poco las metodologías educativas van cambiando de aquellas más antiguas donde el oyente es un sujeto pasivo que recibe información, a unas más innovadoras donde se instruye al alumno en el manejo de la búsqueda de información. Y es que hoy en día quien sabe buscar (y transmitir) la información tiene una enorme ventaja respecto a personas que no manejan cómo filtran (y comunican). Un ejemplo claro lo podemos encontrar en las redes sociales. Sin embargo, estos dos fenómenos, los de viralidad y el cambio en la forma de aprender y recibir información suponen por si mismas un cambio de doble filo: pueden beneficiar en la misma medida que generan hándicaps notables. Y dentro de estas desventajas nos encontramos con el fenómeno psicológico del “contagio del miedo” que vemos estos días con...

EL CUERPO HABLA LO QUE LA MENTE CALLA: ¿QUÉ ES LA SOMATIZACIÓN?

El término “somatización” hace referencia al hecho de manifestar el malestar psicológico o emocional en forma de síntomas físicos en ausencia de una enfermedad médica o alteración orgánica que los justifique (Kurlansic, 2016). Seguramente puedas identificar algún momento a lo largo de tu vida en el que tú mismo has somatizado. Por ejemplo, algún momento en el que hayas pasado por una situación emocionalmente complicada (un periodo largo de exámenes o con más carga de la habitual en el trabajo, una ruptura sentimental, la enfermedad grave de un familiar, el fallecimiento de un ser querido, etc.) y has sentido malestar físico como consecuencia de ello (fatiga, dolores de cabeza, dolores de estómago, naúseas…). Si bien cualquier persona en un momento determinado de su vida puede somatizar (sin ser esto algo patológico), otras pueden llegar a desarrollar un trastorno diagnosticable. Así, el trastorno de síntomas somáticos se caracteriza por el padecimiento de uno o varios síntomas físicos que pueden involucrar una sola o diversas áreas corporales y que generan un malestar o problema significativo en la vida de la persona. Además, las personas con este tipo de trastorno presentan pensamientos recurrentes y desproporcionados sobre la gravedad del síntoma, ansiedad acerca del mismo (o su estado general de salud) y/o invierten tiempo y energía en actividades relacionadas con el cuidado del síntoma (o su estado general de salud). A pesar de que el síntoma puede no estar presente de forma continuada, éste debe aparecer de manera persistente durante más de seis meses para que pueda diagnosticarse este trastorno (American Psychiatric Association, 2013). Actualmente se estima que alrededor de un 4-7% de...

Hijos en el divorcio

El divorcio es una realidad familiar que se da con bastante frecuencia en nuestro país. Los últimos datos indican que en el 2018 fueron 99.440 parejas las que decidieron interrumpir su convivencia. En cuanto a las separaciones de las parejas con hijos en común la custodia recayó en la madre en un 61,6% de los casos, en un 33.8% fue compartida y tan solo 4,2% fue otorgada al padre.  Esta situación supone que las familias sufren un cambio en su estructura básica, en ocasiones con la perdida de alguna de las figuras y en otras ocasiones incluso con la incorporación de nuevas. Existen numerosas investigaciones intentando clarificar cuales pueden ser las consecuencias del divorcio en los hijos, pero no existen conclusiones absolutas. Existen muchísimas variables que afectan de manera variable: situación previa en el hogar, conflictividad pasada y presente de los padres, edad de los hijos, cambio de condiciones de vida tras el divorcio… Las reacciones emocionales de los niños ante el divorcio aparecerán de diferente forma dependiendo de la edad del niño. Los niños de 0 a 2 años perciben rápidamente los cambios dados en el ambiente. Ha esta edad la ausencia de uno de sus progenitores puede causar mucha angustia ante el desconocimiento de saber si volverá o no. Pueden aparecer episodios de llanto, irritabilidad y alteraciones en el sueño y alimentación. De 2 a 6 años pueden aparecer conductas regresivas como volverse a hacer pis en la cama, chuparse el dedo, querer dormir con los padres… además pueden aparecer rabietas, miedos, dificultad para separarse de los padres y quejas somáticas (dolores de tripa, dolor de cabeza…)....