LA IMPORTANCIA DE LA EDUCACIÓN SEXUAL EN LA INFANCIA

Hoy compartiremos una guía que está dirigida a familiares y que comparte información sobre cómo acompañar a menores de 0 a 12 años en la educación sexual. La guía se titula “Educación sexual de bolsillo una guía para familias” y ha sido elaborada por Malegría Sexología y editada desde el Ayuntamiento de San Cristóbal de La Laguna, concretamente desde la Concejalía de Igualdad, LGBTI y Calidad de Vida.  El objetivo principal de la guía es facilitar el acompañamiento a las familias y para ello se exponen claves desde el marco de la sexología proporcionando recursos, habilidades y conocimientos para atender, acompañar y apoyar de una manera adecuada la sexualidad durante la infancia.  ¿Qué es la educación sexual? Se fundamenta en el desarrollo del pensamiento crítico y trata de acompañar en el proceso de la sexualidad. Está dirigido a que las personas sean capaces de comprender su propia sexualidad, aceptarla y vivirla satisfactoriamente. Hablar de educación sexual no se reduce a hablar sobre las prácticas sexuales, más bien incluye una gran variedad de temas que van más allá. La sexualidad es un aspecto del ser humano y nos acompaña desde el nacimiento y a lo largo de la vida, es decir, la vivimos como una experiencia que empieza a tener sentido cuando empezamos a tener nuestras primeras relaciones sociales, con la familia, el grupo de iguales… Por ello, cuanto antes se comience a realizar un acompañamiento adecuado en la educación sexual, mejor.  ¿Qué aporta la educación sexual? Conocimiento. Tener información y herramientas para poder tomar las decisiones más apropiadas a la hora de relacionarse y crear vínculos, vivir su sexualidad...

Estilos de comunicación en las personas

Los estilos de comunicación hacen referencia a la forma en la que los seres humanos compartimos información con el mundo que nos rodea. A pesar de no ser conscientes, pasamos la mayor parte del tiempo comunicándonos, pero no sólo a través de nuestras palabras. La expresión no verbal, la mirada, el tono de voz, nuestra postura corporal hacia los demás, también son maneras de intercambiar información. Estos estilos de comunicación se dividen principalmente en tres categorías: el estilo agresivo, el estilo pasivo, y, por último, el asertivo. A través de ellos, mostramos nuestra identidad y debemos ser conscientes de cúal es la imagen que presentamos de nosotros al mundo. Saber identificarlos y regularnos en función del contexto es necesario para mejorar la calidad de nuestras relaciones interpersonales. Estilo agresivo Se caracteriza por una dinámica de poder en la que una persona tiene el poder absoluto sobre la otra y sobre la situación. Es un intento en sí de influir y manipular a los demás con el fin de ganas y carece de habilidades para poder comunicar información valiosa de manera eficaz. En este estilo, predominan las amenazas, las acusaciones directas o reproches. También están presentes los sarcasmos o los mensajes teñidos de prepotencia. Asimismo, los elementos no verbales que acompañan a este tipo de discurso suelen ser: expresión facial de enfado, mirada fija, tono de voz elevado, tensión muscular, postura intimidatoria… Estilo pasivo Este estilo se basa en la no expresión de necesidades, opiniones o sentimientos propios y priorizando los de los demás por un intenso miedo a ser rechazado. Su objetivo es agradar a los demás o evitar...

Rabietas en la infancia ¿Cómo podemos gestionarlos?

Las rabietas son conductas normales que suceden en la infancia alrededor de los 18 meses y los 4 años. El desencadenante de estas rabietas suele ser una situación que les genera frustración o malestar (sueño, hambre, no poder hacer algo que quieren hacer, que no se les deje hacer algo que desean…) y el niño/la niña suele mostrar ese malestar con llantos desconsolados, ira… En esta etapa de la niñez los niños y las niñas empiezan a experimentar el deseo de ser autónomos e independientes y los límites impuestos por los adultos suelen generar muchas rabietas.  Es muy importante entender que el proceso de aprender a autorregular las emociones se aprende poco a poco y que en esta etapa de la infancia ellos no tienen las estrategias que tenemos los adultos para regularnos. Así, las rabietas son un momento óptimo para que el niño o la niña aprenda a expresar sus emociones, aprenda a gestionar la frustración y aprenda diferentes estrategias para calmarse.  En primer lugar, durante la rabieta, es muy importante que nosotros, los adultos, seamos modelo en el proceso de calmar una rabieta. Muchas veces nos solemos poner muy nerviosos o nos solemos enfadar ante estas rabietas; entender que no lo hace “para molestarnos” y que necesita nuestra ayuda para calmarse nos puede ayudar. Mientras el niño o la niña está teniendo la rabieta, es importante dejar que se exprese; además, podemos validar y dar nombre a lo que está sintiendo (por ejemplo: veo que estás enfadado, porque quieres ir al parque pero no se puede).  Después de validar lo que siente, podemos crear alternativas, pero siempre...

Limerencia

El termino limerencia fue propuesto por la psicóloga Dortht Tennov a principios del 1970, después de llevar a cabo acerca de  300 entrevistas acerca del amor romántico. Durante estas entrevistas, Tennov identifico formas particulares para “estar enamorado” que algunos entrevistados describían de forma similar: una forma involuntaria de búsqueda de atención y refuerzo positivo por parte de la otra persona, siendo estas conductas y deseos no correspondidos. Las personas que experimentan la limerencia sienten una atracción particular hacia “el objeto limerente” con la incertidumbre de no ser correspondidos, así, esta incertidumbre es la que hace que se genere y mantenga la limerencia. Cuanto más alto sea el grado de la incertidumbre, más intensas serán las rumiaciones de las personas que experimentan la limerencia. En cuanto a las características del cuadro de la limerencia, los individuos que la experimentan suelen rumiar acerca del objeto limerente, además, pueden presentar rituales que interfieran en sus responsabilidades y actividades de la vida diaria (Debido a la presencia de pensamientos intrusivos y rituales, el diagnostico que pueden llegar a recibir estas personas pude ser de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) estos rituales pueden verse como observar fotos del objeto limerente, leer repetidamente  mensajes que estas personas hayan podido recibir por parte del objeto limerente. Frecuentemente pueden revivir en imaginación las interacciones que hayan podido tener con estas personas, si reciben afecto o aprobación por parte del objeto limerente su estado de ánimo se eleva al éxtasis, y por el contrario, si experimentan desaprobación por su parte el ánimo cae en picado a la desesperación. Otra de las características de la persona que experimenta la limerencia, pueden...

La neurociencia del trauma

La investigación neurocientífica ha descubierto diferentes puertas que nos enseñan como funciona el interior del cerebro, permitiéndonos ver los múltiples tipos de cambios que el trauma psicológico provoca en él: la alteración de la activación de diversas estructuras e incluso la modificación de su volumen, la conectividad entre determinadas áreas, las ondas cerebrales y las sustancias neuroquímicas. Por otra parte, los estudios psicofisiológicos nos permiten ver diferentes cambios cerebrales a partir de los datos que obtenemos sobre los índices de estrés y, relacionado con ello, sobre algunos tipos de actividad cerebral. Esto significa que, a la hora de trabajar el trauma, disponemos de información procedente de distintos métodos de investigación y podemos por tanto enfocar el tratamiento desde distintas perspectivas. Los estudios de neuroimagen y psicofisiológicos nos han dado pistas sobre qué es lo que sucede realmente en el cerebro cuando alguien experimenta un trauma. En dichos estudios, se han destacado cinco áreas principales del cerebro que resultan afectadas por la experiencia traumática. Es importante tener en cuenta que ninguna de ellas está aislada o funciona sola; todas están interconectadas, y recuperarse del trauma significa aumentar la interconectividad y crear un cerebro más integrado.   Centro del miedo (amígdala): el objetivo principal de la amígdala es determinar si una situación, contexto o persona concretos representan una amenaza o peligro. De forma coloquial, se la ha llamado «el detector de humos» (Van der Kolk, McFarlane, y Weisaeth, 1996). Cuando se sufre un evento traumático, aumenta la reactividad de la amígdala ante los desencadenantes del trauma, así como la alerta psicofisiológica y síntomas de reactividad habituales en el trastorno por estrés...

Abuso sexual infantil (parte II)

En nuestro afán de proteger a la infancia y continuar contribuyendo en la sensibilización y concienciación de realidades que afectan de lleno a los/as menores, en la entrada de hoy seguimos hablando sobre el abuso sexual infantil. Anteriormente ya os hablamos sobre las características de este tipo de abusos, y los indicadores que nos pueden alertar de que esto puede estar ocurriendo. Os dejamos aquí el enlace: https://www.psicologiaamorebieta.es/abuso-sexual-infantil-parte-i/ En la entrada de hoy queremos dar un paso más y hablar sobre cómo conviene reaccionar ante una revelación de este tipo por parte de un menor y mencionar brevemente aquello que podemos hacer desde la prevención. ¿Qué hago si un niño/a o adolescente cuenta que está sufriendo violencia sexual? A pesar de que se trata de un tema extremadamente doloroso que nos puede generar reacciones emocionales muy intensas, es muy importante tratar de mantener la calma siempre que estemos en presencia del/la menor en cuestión. Podemos mostrarnos preocupados y estar afectados, pero tratando de regular nuestra emoción y alarmismo, para no asustar o preocupar más al/la menor. Hacer este tipo de revelaciones es algo muy difícil, por ello si el/la menor decide hablar sobre ello con nosotros, debemos procurar ofrecerle un espacio en el que se pueda sentir tranquilo/o y seguro, que sea privado, donde no haya interrupciones y podamos prestarle la atención que necesita en ese momento y sienta que todo lo que nos está contando es importante para nosotros. Durante la conversación, trataremos de hacer preguntas abiertas y escuchar sin juzgar ni poner en cuestión lo que nos está contando. Si llegado un punto quiere dejar de hablar,...