Conociendo el Síndrome de Capgras

¿Qué es el Síndrome de Capgras?

El Síndrome de Capgras, también llamado Síndrome del Impostor o Ilusión de las Sosias, está incluido dentro de los síndromes de falsa identificación, conformados por patologías neuropsiquiátricas caracterizadas por un conjunto de delusiones de falso reconocimiento de la identidad de otras personas.

El Síndrome de Capgras se caracteriza por el delirio que presenta la persona que lo padece, en el que afirma que una persona cercana a él, generalmente un familiar, ha sido sustituida por un doble exacto o impostor. En algunos casos, aunque no es lo común, esta creencia se extiende a animales domésticos e incluso a objetos inanimados.

La delusión es discriminativa. Normalmente involucra a familiares, aunque puede darse con personas no cercanas. Generalmente involucra a múltiples “impostores”, aunque también puede ser limitada a un único impostor. Además, suele ocurrir asociado a una paranoia, desrealización y despersonalización, pudiendo ser transitoria o persistente.

El falso reconocimiento puede dar lugar a conductas violentas contra las personas implicadas como supuestos impostores, especialmente en casos de pacientes varones con enfermedad psiquiátrica de fondo, como por ejemplo esquizofrenia paranoide, con antecedentes de consumo de sustancias o presencia concominante de alucinaciones auditivas imperativas.

Sintomatología

El síntoma principal es un delirio paranoide basado en la delusión de falsa creencia sobre la identidad de una persona, normalmente cercana al paciente, creyendo que ha sido sustituida por un impostor.

En ocasiones, el propio Síndrome de Capgras se considera un síntoma en sí mismo, dado que normalmente el delirio comienza en algún punto del transcurso de otro trastorno como la esquizofrenia o el trastorno afectivo. También puede aparecer como síntoma en personas que padecen migraña o tumores cerebrales.

Junto con la ideación delirante, también se producen alteraciones conductuales y cognitivas. En consecuencia, la persona se aísla y restringe sus relaciones sociales, llegando incluso a negarse a salir de casa o cambiándose de lugar de residencia. Estos casos también muestras conductas agresivas, tanto físicas como verbales, pudiendo incluso llegar a cometer un homicidio.

El control y robo de pensamiento también caracterizan a las personas con Síndrome de Capgras. Esto se debe a que el paciente cree que los “impostores” pueden escuchar sus pensamientos y llegar a controlarles la mente. Una de las características más importantes de estas personas es la anosognosia, es decir, no son conscientes de su trastorno.

Además, también se dan alucinaciones auditivas y cinestésicas (tener sensaciones sobre el interior de su cuerpo), alteraciones en el sueño, descuido del aspecto personal, risa inusitada y/o conversaciones consigo mismo.

Epidemiología

Este síndrome es más común en poblaciones psiquiátricas. Su prevalencia en población general es de un 0,12%. Es una patología con más prevalencia entre el sexo femenino frente al masculino.

Etiología

Actualmente, se encuentran asociados trastornos psiquiátricos o psicológicos como la esquizofrenia paranoide, depresión psicótica, trastornos delirantes, trastornos esquizoafectivos o el trastorno bipolar. También puede aparecer asociado a trastornos orgánicos como Alzheimer, demencia por cuerpos de Lewy o Párkinson, ictus, epilepsia, encefalitis o cuadros de alcoholismo crónico.

Se sugieren causas orgánicas como desconexión entre el imput emocional de las estructuras límbicas y las regiones de procesamiento visual facial del lóbulo temporal. Por parte del hemisferio izquierdo se produce una interpretación anormal de esa desconexión.

Sin embargo, la mayoría de lesiones cerebrales observadas en este trastorno son producidas en el hemisferio derecho o de forma bilateral. Así, una lesión en el hemisferio derecho, conservándose la funcionalidad del izquierdo, puede provocar que el hemisferio izquierdo invente la existencia de un impostor para resolver algún conflicto de información.

¿Habíais oído hablar alguna vez de este síndrome?

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.