DEPRESIÓN INFANTIL

Hasta hace poco tiempo la depresión parecía ser algo exclusivo de los adultos y no había recibido demasiada atención en la población infantil y adolescente. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que la incidencia de la depresión infantil es del 3 al 5%, además de ser un predictor de riesgo del suicidio y depresión en la adolescencia. En cuanto a la prevalencia de la depresión, respecto al género, en niños entre 6 a 12 años no existen diferencias significativas. Sin embargo, en la adolescencia la depresión es mucho más frecuente en las chicas, siendo similar a la proporción que suele encontrarse en los adultos 2:1 entre mujeres y hombres.

Niña, Caminar, Oso De Peluche, Niño

Una de las grandes dificultades a la hora de identificar la depresión infantil es el gran abanico de síntomas que aparecen y que además van cambiando según la etapa evolutiva en la que el niño se encuentre. La tristeza siempre es subyacente a los trastornos depresivos, aunque puede aparecer de alguna forma enmascarada a través de otras señales como rabietas, hiperactividad o aburrimiento.

Además, también es importante contextualizar las señales que podemos apreciar en los niños. La tristeza es una emoción que los niños pueden sentir y no significar que sufran una depresión. Los niños están en constante evolución y deben hacer múltiples duelos (simbólicos) a lo largo de su vida: comenzar el colegio, cambio de profesor@s, el nacimiento de un hermano… 

La depresión es un trastorno del estado del ánimo en los que ponderan los síntomas de tipo afectivo que son: tristeza patológica (persistente), desesperanza, apatía, anhedonia (falta de motivación) e irritabilidad. Además, también aparecen síntomas de tipo cognitivo, volitivo y físicos. Es importante tener en cuenta que por ejemplo en niños entre 3 y 6 años aparecerá la tristeza, pero es muy frecuente que parezcan malhumorados e irritables, además se suele acompañar de problemas en el sueño y apetito. En niños de esta edad la capacidad para comunicar emociones y pensamientos a través del lenguaje es limitada por lo que es habitual que aparezcan síntomas como quejas somáticas, regresiones y juegos violentos. En relación a los niños en edad puberal la sintomatología de la esfera afectiva se asociará a tristeza, aburrimiento, irritabilidad, agresividad, apatía… en cuanto a la esfera cognitiva pueden aparecer problemas de concentración, disminución del rendimiento escolar, rechazo a acudir al colegio y dificultades en la relación con sus iguales.

Solitario, Chico, Niño, Triste

No existe una sola causa que puede provocar la depresión infantil, pero sí que existen factores protectores que pueden estar en mayor o menor medida al alcance de todos los padres. Por ejemplo, es importante intentar mantener una relación armoniosa entre padres e hijos y entre los propios padres, así como una dinámica familiar armoniosa. Establecer reglas y normas armoniosas que faciliten la convivencia, estas le darán a al niño suficiente seguridad para sentir que se encuentra en mundo donde los adultos son los que cuidan y protegen. Los padres son los modelos de actuación para sus hijos, por lo que es importante la manera de gestionar los adultos sus propias emociones y experiencias vitales. Ayudar al niño a confiar en sí mismo, favoreciendo su autonomía y acompañándolo en el camino hacia ella desde el refuerzo positivo y dejando a un lado las críticas. Esto supone dejar al niño que se equivoque, darle la oportunidad de que tome sus propias decisiones, ayudarle a resolver los problemas que se le irán presentando, pero desde una posición de acompañamiento sin tomar un papel tan activo. Apoyando y escuchando ante el fracaso o la frustración y disfrutando y alegrándonos de los éxitos que van consiguiendo.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.