Educación Sexual en el hogar

En ocasiones cuando nuestro hijo/a nos ha preguntado alguna cuestión respecto a la sexualidad, nos hemos bloqueado y no hemos sabido contestarle, incluso hemos desviado el tema ya sea porque nos hemos puesto nerviosos o porque nos daba vergüenza. Para poder evitar dicha situación de bloqueo es recomendable explicarle a tu hijo/a los cambios que suceden tanto físicamente como psicológicamente en cada etapa de su desarrollo.

Para ello, es importante diferenciar lo que es el sexo de lo que es la sexualidad. En la sociedad se utiliza la palabra sexo para referirse al acto sexual además de diferenciar a los seres vivos en grupos de hombres o mujeres. Por otro lado, la sexualidad es mucho más que el acto sexual en sí, ya que engloba todas las sensaciones corporales placenteras más allá de lo genital.

Por lo tanto, la educación sexual se refiere al acompañamiento a lo largo de las primeras etapas (infancia, pubertad y adolescencia) en su desarrollo sexual, en la enseñanza de normas y valores sexuales y en la guía de una sexualidad sana y segura. Es por ello que debemos de tener cierto conocimiento del desarrollo sexual del niño.

Como tratar la sexualidad según la etapa sexual de tu hijo/a:

De 0 a 6 años

En esta etapa los niños descubren su propio cuerpo, se forja la identidad, empiezan a diferenciar los cuerpos de chicos y chicas y se establecen las primeras amistades. 

Con todo ello sería recomendable tratar las siguientes cuestiones:

  • El descubrimiento de su propio cuerpo. Por ejemplo, cuando ves a tu hijo tocarse los genitales lo mejor es no castigarle por ello, es decir, no quitarle la mano.
  • Explicarle las reglas sociales, esto es, decirle que no puede tocarse cuando quiere o donde quiere. Pero hay que detallarle que no es el comportamiento lo que está mal sino donde lo está haciendo.
  • Explicarle de donde salen los bebes, de una manera que pueda entenderlo.
  • Explicar las diferencias entre chicos y chicas y diferenciar la amistad con el enamoramiento.

De 7 a 12 años

En esta etapa, el sentimiento de vergüenza al desnudarse delante de la gente se intensifica, distinguen la amistad, el enamoramiento y el amor, comprenden que el nacimiento de un bebe viene dado por tener relaciones sexuales entre un hombre y una mujer y empiezan a interesarse por  la sexualidad adulta. Por todo ello, se recomiendan tratar las siguientes cuestiones:

  • Explicar lo que es la autoestima y la importancia que tiene.
  • Preparar para la etapa de pubertad. Por ejemplo en el caso de las chicas, explicarles la menstruación, el cambio corporal, el crecimiento del vello, etc. En el caso de  los chicos: explicarles el crecimiento de vello en todo el cuerpo, incluso en la cara, el aumento de los genitales, etc.
  • Hablar de la orientación sexual con total naturalidad. Es importante no tener prejuicios y ser tolerantes con cualquier tipo de pregunta que hagan nuestros hijos.
  • Explicarles la importancia de los anticonceptivos en las relaciones sexuales. Dejar claro los riesgos que puede acarrear tener relaciones sexuales sin ningún tipo de protección.

Pubertad y Adolescencia

En esta etapa, los deseos sexuales empiezan a ser continuados, se acercan los grupos de chicos y chicas, empiezan a tener los primeros novios, besos, acercamientos, toqueteos, relaciones sexuales, etc.

Las etapas de la pubertad y la adolescencia engloban muchos cambios, sobre todo hormonales. Tenemos que ser cuidadosos y no invadir su intimidad, además de aprovechar aquellos momentos donde el/la adolescente este receptivo/a. Sin embargo, hay una serie de puntos que deberíamos explicarles: el uso de los anticonceptivos, los tipos de relaciones que existen y la importancia de las relaciones saludables, esto es, hay que decirle claramente que la decisión es suya, y que si él o ella  no quiere hacer lo que la otra persona le ha propuesto, está en todo su derecho de decirle que no.

Lo fundamental de la educación sexual  en el hogar es trasmitir que pueden contar con nosotros para todo. Para lograrlo tenemos que estar dispuestos a contestar las preguntas cuando el niño nos pregunta y aprovechar dicha situación para explicarle las diferentes cuestiones según su desarrollo.

En definitiva,  una educación sexual desde la infancia ayuda a que las personas aprendan a conocerse, a gustarse tal como son, a entenderse, a aprender compaginar tus gustos con otra persona, a comunicarse y a cuidarse el uno al otro, entre otras cosas.

 Referencias

Morales, G. H., & Guijarro, C. J. (2003). Educación sexual de la primera infancia. Ministerio de Educación.

Rico, N. G. (2008). Hablemos de sexo con nuestros hijos. Palabra.

Mock, G. (2005). Una mirada a la sexualidad: Del nacimiento a la pubertad. Revista de Ciencias Sociales, 14, 22-39.

¿Hablar con mis hijos sobre qué? Sexualidad! Pues sí. https://docplayer.es/33884580-Hablar-con-mis-hijos-sobre-que-sexualidad-pues-si.html

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.