El Tempo cognitivo Lento:

El Tempo Cognitivo Lento (TCL) es un constructo que ha generado mucha controversia a la hora de definirlo como una entidad propia o como un subtipo del Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) de tipo inatento.

Este constructo, se describió por primera vez como un factor de inatención distinto al TDAH en un estudio realizado por Lahey et al. (1987). Este constructo aglutinaba mejor a un grupo de pacientes que presentaban un tipo de desatención diferente al del TDAH y descritas como soñolientas, olvidadizas, lentas, con tendencia a soñar despiertas, perdidas en sus pensamientos, desmotivadas, en las nubes, confundidos, con bajo rendimiento en algunas pruebas neuropsicológicas, malas medidas en funciones ejecutivas, un estado de alerta inconsistente y orientación irregular. El nivel de inteligencia de estas personas se encuentra dentro de la normalidad.

Síndrome De Tourette, Epilepsia, El Tdah

Algunos autores consideran que el TCL podría ser tratado como un constructo con un rasgo idéntico al TDAH tipo inatento, pero a su vez, diferenciado de este. La diferenciación entre el TCL y TDAH podría darse, en la distraibilidad que caracteriza a cada uno, es decir, el TCL se relacionaría más con la tendencia a la distracción interna y el TDAH con la tendencia a la distracción externa.

En cuanto al aspecto anatómico-funcional, las similitudes con el TDAH parecen indicar que la región cortical prefrontal estaría involucrada, debido a las dificultades que se presentan en la memoria de trabajo. También se piensa que estas dificultades son debidas a variaciones en la disponibilidad de dopamina y norepinefrina, o a la deficiencia de estructuras químicas específicas que funcionan como receptoras recaptadoras o transportadoras de estas sustancias

La sintomatología internalizante está relacionado con el TCL, con síntomas como ansiedad, depresión, baja autoestima, melancolía, alta sensibilidad al castigo y desregulación emocional.

La afectación social del TCL se expresa generalmente con medidas de retraimiento social, bajo liderazgo, conducta inhibida, problemas de toma de decisiones y más propensión de ser ignorados.

Los déficits específicos del TCL que se conocen por hoy son: déficit en la atención sostenida y selectiva, variabilidad en memoria espacial, dificultades en el arousal, dificultades en memoria de trabajo, dificultades en la descodificación de señales sociales, reducción de velocidad motora y de velocidad procesamiento, dificultades en organización, dificultades de planificación, dificultades de resolución de problemas y dificultades de regulación emocional.

Académicamente, existen dificultades en algunas materias específicas como la de matemática y en habilidades relacionadas con el funcionamiento académico como son la expresión escrita, la expresión lectora, problemas de organización y planificación de las tareas escolares y dificultades para realizar las tareas escolares diarias.

Sponsored image

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.