La Resiliencia

“Ningún mar en calma hizo experto a un marinero”

Seguramente conozcas personas que han superado grandes obstáculos en la vida, obstáculos que cuando los plantean, no puedes hacerte una idea de cómo han podido lograr ser felices tras ello.
Los seres humanos somos animales que nos adaptamos al medio, evidentemente, con costes, a veces cuesta más que otras el adaptarse a modificaciones que van surgiendo a lo largo de nuestra vida, pero lo logramos. Esa capacidad se llama Resiliencia, y según la RAE, es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos.
Es importante resaltar que la resiliencia no es no sufrir por nada adverso que nos ocurra, si no adaptarnos y aprender de ello.


Según la Dra. Anna Forés hay doce características que definen la resiliencia:

  1. Es un proceso
  2. Hace referencia a la interacción dinámica entre factores
  3. Puede ser promovida a lo largo del ciclo de la vida
  4. No se trata de un atributo estrictamente personal
  5. Está vinculada al desarrollo y crecimiento humano
  6. No constituye un estado definitivo
  7. Nunca es absoluta ni total
  8. Tiene que ver con los procesos de reconstrucción
  9. Tiene como componente básico la dimensión comunitaria
  10. Considera a la persona como única
  11. Reconoce el valor de la imperfección
  12. Está relacionada con ver el vaso medio lleno

¿Quién es resiliente?

Todas las personas somos resilientes, pero es cierto que a algunas situaciones, o a algunos agentes adversos, puede costarnos más o menos la adaptación, además, puede que por nuestras herramientas psicológicas, conductas y formas de pensar, tardemos más o menos en llevar a cabo el proceso.

Hay personas que han desarrollado un alto nivel de compromiso, una gran capacidad de gestión y regulación emocional y son capaces de establecer nuevas metas en sus vidas, son personas con alta capacidad de resiliencia. Su capacidad de afrontar cambios es eficaz y entienden las experiencias traumáticas o adversas como parte de la vida.


¿Cómo es una persona altamente resiliente?

Como hemos dicho anteriormente, hay personas he se adaptan más fácilmente a factores adversos, aún así, conociendo cuales son las características generales de una persona altamente resiliente, podemos entrenar para fomentar y creer en nuestra capacidad de adaptación.
Algunas de las cualidades de las personas altamente resilientes son que:


  • Se conocen y tienen una buena autoestima, creen en sus potencialidades
  • Son empáticas y compasivas (con el resto y consigo mismos)
  • Conocen, respetan y gestionan bien sus emociones
  • Tienen gran capacidad de aceptación
  • Están dispuestas a aprender
  • Son optimistas y tienen buen sentido del humor
  • Se centran en el presente y su estrategia de afrontamiento está centrada en el problema
  • Son sociables
  • Tienen buena tolerancia a la incertidumbre
La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es surfing-926822_960_720.jpg

Lo más inspirador

Nuestra historia personal está llena de situaciones y momentos en los que actuamos siendo personas resilientes. Si repasamos nuestra línea de vida, encontraremos muchos ejemplos donde nuestros planes se trastocaron, donde nuestra vida cambió en diferente grado, donde hubo retos, errores y decisiones que nos hicieron sufrir, pero que finalmente conseguimos superar y lo más importante de la resiliencia, aprendimos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es beach-768642_960_720.jpg

Para pensar

Una hija estaba muy molesta porque parecía que cuando un contratiempo se les solucionaba, aparecía un problema nuevo aún más complicado. Habló de ello con su padre, que era jefe de cocina. La miró y, sonriente, cogió tres ollas. En un puchero puso algunos huevos, en otro, algunas zanahorias y en una tercera ollita, café. La joven se quedó pasmada pensando que su padre no la escuchaba, como ya era habitual, porque en lugar de proporcionarle una respuesta, se ponía a cocinar.

Después de veinte minutos de cocción el padre le preguntó a la hija: ¿Qué ves’, la chica quedó atónita ¿Qué quieres que vea? ¡Cómo no me haces ningún caso mientras cueces unos huevos y unas zanahorias y haces café!, respondió medio enfadada. El padre imperturbable la invitó a palpar los tres ingredientes. La joven azorada le preguntó qué significaba.

Él le respondió: los huevos eran frágiles antes de la cocción, y ante la adversidad (el calentamiento con el fuego) se han vuelto duros, las zanahorias, en cambio, eran duras y con el fuego se han vuelto blandas; en cambio, el café, cuando ha sido calentado ha sido incluso capaz de poder transformar su contexto: el café ha transformado el agua.
¿Qué deseas ser tú, hija mía, ante las adversidades?


Ojala seas como el café y que cuando aparezcan los problemas o las adversidades, seas capaz de ser fuerte, sin dejarte vencer ni aislarte, salir airosa e incluso mejorar tu misma consiguiendo cambiar tu entorno.

¿Cómo eres tu?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es coffee-206142_960_720.jpg

Bibliografía consultada

  • Asale, R. (2020b, junio 9). Resiliencia | Diccionario de la lengua española. Recuperado de https://dle.rae.es/resiliencia.
  • Cañizares, O. Y García de Leaniz, C. Tema 7 Habilidades de vida y bienestar. Facilitadores emocionales. Material no publicado. Recuperado el 9 de Junio 2020 de https://micampus.unir.net/courses/1622/external_tools/8316.
  • FORES A, GRANE J ‐ La resiliencia: crecer desde la adversidad – Ed Plataforma – 200.
  • Madrid, P. (2020, 30 mayo). Resiliencia Las 8 cualidades de la persona resiliente. Recuperado de https://www.areahumana.es/resiliencia/#tolerancia.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.