¿Qué conocemos por «Curva de Ansiedad»?

Cuando algo irracional nos provoca ansiedad, esta sensación es tan fuerte y desagradable, que la persona lo que hace inmediatamente es tratar de neutralizar ese malestar evitando la situación o el pensamiento que le está generando la misma. Estas “soluciones”, crean un alivio a corto plazo, pero al poco tiempo la ansiedad siempre vuelve a aparecer, con lo que esa solución no suele ser efectiva.

Existe un pico de ansiedad, donde la misma se experimenta como su “máximo apogeo”. Si ese pico se aguanta, sin llevar a cabo ninguna conducta de evitación (salir rápido del lugar que crea malestar, evitar una conversación desagradable, no salir de casa, beber…), sin escapar de la ansiedad, ésta inevitablemente comenzará a descender. La ansiedad no sube hasta un punto insospechado, siempre tiene un máximo, y una vez llegado a él, si no hacemos nada por disminuirla, bajará sola:

Imagen de @psico.didacta

Este proceso se llama habituación. El cerebro se acostumbra a tener ese miedo, pensamiento intrusivo, recuerdo… y se da cuenta de que sin hacer nada, deja de crear ansiedad, sin necesidad de hacer ningún ritual para evitarlo. Así, le estamos diciendo a nuestro cerebro: ¡no te asustes! Esto no es peligroso, porque sin hacer nada, la ansiedad desaparece, de forma fisiológica.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.