¿Qué puedo hacer si tengo algún conflicto en el trabajo?

El trabajo ocupa gran parte de nuestro tiempo, por lo que la interacción con los compañeros incluso con los superiores a menudo acaba desembocado en algún enfrentamiento o discusión. Esto, en muchas ocasiones es debido a la falta de comunicación entre los miembros de una misma empresa y afecta negativamente al clima de trabajo. De esta forma,  se sabe, que los entornos laborales suelen ser focos de tensión ya sea por diferentes ambiciones, preocupaciones o expectativas. Sin embargo, hay una serie de causas que son más habituales en relación a l conflicto dentro de una empresa:

  • Distinta percepción de la realidad.
  • Exceso de presión.
  • La falta de recursos.
  • Diferentes estilos de trabajo.
  • Suplantación de roles.
  • Distintas opiniones o valores.

Teniendo en cuenta las causas que normalmente suelen desembocar en conflictos laborales, a continuación nombraremos los tipos de conflictos  que más se reproducen en las empresas:

  • Interpersonales o intrapersonales: son conflictos que tienen como protagonistas a varias personas.
  • Intergrupales o intragrupales: en este caso los problemas se originan por el choque entre varios grupos de trabajadores.
  • Desinformación o mala comunicación: estos hacen referencia a los malentendidos que surgen dentro de la empresa.
  • Problemas aplazados: estos pueden hacerse crónicos y agravarse con el paso del tiempo.
  • Conflictos silenciados: es la situación que se da cuando los empleados están enfadados con otros pero no le dan tanta importancia.

Para poder evitar mayor daño a su actividad laboral, es recomendable seguir una serie de indicaciones que puedan ayudar a conseguir un ambiente bueno dentro de la empresa: mostrar agradecimiento hacia tus compañeros, fomentar la empatía, llegar a acuerdos, analizar periódicamente el clima de trabajo, usar una comunicación asertiva, etc.

Sin embargo, no todos los trabajadores cumplen con dichas indicaciones, porque cada persona reacciona de diferente manera ante una misma situación.  Por lo que si hemos llegado tarde para evitar el conflicto laboral, no queda otra que lidiar con ello. Así, la empresa tendrá que seguir los siguientes pasos para la resolución del problema:

1) Papel de mediador: la empresa no puede posicionarse a favor de un trabajador como punto de partida. Por lo que los responsables tendrán que mantener la calma y mostrarse imparciales para que las partes tengan confianza y cuenten la situación.

2) Definir los objetivos a conseguir: Esta fase tiene la finalidad de llegar a un entendimiento entre las partes.

3) No tolerar los ataques personales: La empresa no puede consentir esta dialéctica bajo ninguna circunstancia. En su lugar, hay que promover una visión más amplia de las cosas.

4) Detección precoz de conflictos: La resolución no puede posponerse, hay que tratar cada problemática en su debido momento.

Llegados a este punto, es importante saber cuál es la mejor manera de intervenir en un conflicto laboral y ayudar a las partes a superar sus diferencias. Para ello, existen diferentes técnicas de resolución de conflictos laborales que se detallaran a continuación:

a) Facilitación: Está dirigido a problemas leves, pequeños roces entre compañeros o malentendidos. Se trata de dar oportunidad a los trabajadores de acordar una solución pactada a cualquier problema sin que la empresa intervenga.

b) Mediación: Esta técnica consta de designar a un responsable para la mediación y procura un entorno de diálogo y reflexión para poder resolver el conflicto  que existe entre las partes.

c) Arbitraje: Cuando los conflictos perduran, el arbitraje ayuda a conocer qué es lo que solicita cada parte, que puede hacer la empresa para favorecerlo y que es lo mejor para que el ambiente del trabajo sea bueno.

En definitiva, ante un conflicto laboral, si las dos partes no se ponen de acuerdo para poder llegar a una solución, se recomienda ponerse en contacto con el departamento de recursos humanos para que así los responsables puedan intervenir como mediadores y llegar a un acuerdo entre las dos partes.

Bibliografía

Del Canto, P., Gallego, I., López, J. M., Mora, J., Reyes, A., Rodríguez, E., … & Valero, M. (2009). Conflictos en el trabajo en grupo: cuatro casos habituales. Revista de Formación e Innovación Educativa Universitaria2(4), 211-226.

Redorta, J. (2004). Cómo analizar los conflictos. La tipología de conflictos como herramienta de mediación. Editores Barcelona: Paidos Ibérica.

Resolución de conflictos laborales. Obtenido de https://www.bizneo.com/blog/conflictos-laborales/#Por_que_surgen_conflictos_en_el_trabajo .

Salcedo, H. S. (2006). La mediación en los conflictos de trabajo: naturaleza y régimen jurídico. La Ley.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.