REGALOS: JUEGOS, JUGUETES, LIBROS Y MÁS

En un post reciente de este blog se destacó el papel que tienen las dinámicas de juego en el desarrollo infantil. Y es que, es tal la importancia que tiene el juego para las personas, que somos la especie que juega más y durante más largo tiempo. El juego en sus distintas variantes es propio de la actividad humana, se inicia en la infancia y perdura a lo largo de toda la vida. Bajo el concepto de juego englobamos una gran cantidad de conductas diferentes que realizan las personas de todas las edades y que el hecho de ejecutarlas reporta placer.

Las actividades de juego realizadas a cualquier edad, pueden influir en el desarrollo y mantenimiento de multitud de destrezas físicas, habilidades psicológicas y relaciones sociales, dado el amplio espectro de modalidades y variantes que pueden abarcar (juego de ejercicio, simbólico, de reglas, etc.).

Como ya se ha hecho alusión al inicio del post, mientras que en el periodo infantil el juego contribuye al desarrollo general y a la consolidación de aprendizajes, en la época adulta las actividades de juego adquieren un matiz diferente, pudiendo contribuir al establecimiento de vínculos, ensayar conductas que después podamos poner en práctica en situaciones sociales, mejorar el clima en relaciones afectivas, entrenar y mejorar funciones cognitivas, promover diferentes tipos de pensamiento y nuevas representaciones mentales, cultivar la creatividad y un largo etcétera.  

En esta época del año cobran especial protagonismo los regalos. No sólo para los más peques de la casa, sino también para muchos adultos. En este sentido, desde un punto de vista psicológico podemos hacer regalos muy interesantes. De hecho, actualmente existe gran diversidad de juegos, libros y demás materiales que nos pueden aportar numerosos beneficios a nivel psicológico y social.

Tal es el caso de algunos juegos de cartas que pueden contribuir al desarrollo, mantenimiento y mejora de algunas funciones psicológicas como las habilidades perceptivas, la atención y la memoria; además de ayudar a optimizar la velocidad de procesamiento, la flexibilidad cognitiva, la capacidad de planificación y otras funciones ejecutivas.

También son interesantes, desde un punto de vista psicológico, algunos juegos de mesa que a nivel personal pueden ayudar a mejorar la función del lenguaje, la producción verbal, la organización del pensamiento, la memoria, la creatividad y la capacidad imaginativa; y a nivel relacional, pueden contribuir a afianzar las relaciones mejorando la comunicación, la confianza, la apertura, los significados compartidos, el conocimiento mutuo y la distribución de roles.

Por último, no quisiera dejarme en el tintero la inmensa cantidad de libros y cuentos que impulsan comportamientos prosociales, fomentan la inteligencia emocional, promueven el desarrollo de habilidades de escucha activa y empatía, mejoran las interacciones comunicativas, potencian la expresión verbal de sentimientos y emociones, fomentan el autocuidado y mejoran las habilidades de introspección.

Así que, quién quiera hacer algún regalo especial y todavía no haya decidido qué, por aquí tiene algunas ideas…

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.