Vacaciones con menores, tiempo para aprovechar

Ya llegó el verano y con él, las vacaciones del colegio. Este año para algunas familias, no va a cambiar mucho con respecto a los meses anteriores, ya que el último cuatrimestre, con el confinamiento, las familias han tenido que ingeniárselas para ocupar las horas de sus hijos e hijas de la mejor forma posible. Aún así, es importante hacer notar que ha cambiado la etapa y ahora están de descanso.

Los menores esperan con entusiasmo esta época del año ya que pueden dejar a un lado las exigencias del colegio, y tienen tiempo para hacer actividades diferentes, ser más creativos, hacer nuevas amistades, pasar más tiempo con la familia, descubrir lugares… y también tienen tiempo para descansar y aburrirse.

En el otro extremo se encuentran los padres y madres, que por lo general no disponen de tantos días de vacaciones y esta época del año rompe esquemas y exige adaptarse de la mejor forma posible, haciendo que las vacaciones de los/as pequeños/as sean un motivo de estrés. Con el objetivo de mantenerles cuidados y de aprovechar el tiempo, es habitual ver muchas opciones para ocupar el ocio de los/as pequeños/as, desde actividades deportivas, hasta cursos de repaso de temario escolar, el abanico es muy variado y existen opciones muy interesantes. 

Con la oferta que hay y dando como opción las que más se ajusten a las posibilidades familiares, es recomendable permitir al/la menor elegir qué le apetece hacer durante este tiempo, ya que así nos aseguraremos de que acuda motivado/a, disfrute y aproveche todos beneficios que pueda obtener de ello y quizás descubra nuevas habilidades, mejore su autoestima, se abra socialmente… Si no va motivado/a, difícilmente será un tiempo aprovechado.

Aunque existan esas alternativas de ocio programado, hay familias o niños/as que no las consideran como opción, además durante todos los meses que tienen vacaciones, la posibilidad de pasar tiempo con los padres y madres es mayor. ¿Qué se puede hacer para crear unas vacaciones saludables en familia?

Durante el verano es interesante aprovechar para 

  • Fomentar la cohesión familiar, ya que se dispone de más tiempo libre se puede dedicar más tiempo al diálogo, a los juegos en familia, a las excursiones. Esto favorecerá la comunicación, la confianza, además de crear un ambiente más cercano entre miembros de la familia.
  • Estimularles emocionalmente, dedicándoles tiempo cuando alguna emoción les desborde, ofreciéndoles experiencias nuevas para que puedan aprender a adaptarse a diferentes situaciones, retos y dificultades, practicando técnicas de relajación en familia.
  • Estimular físicamente mediante juegos al aire libre, excursiones, caminatas, partidos entre miembros de la familia, paseos en bicicleta. 
  • Estimularles cognitivamente a través del juego, ofreciendo opciones educativas apetecibles, como juegos on line de estimulación cognitiva, juegos de mesa donde el cálculo, la lógica, la memoria, el lenguaje, la atención estén presentes… Es una buena opción pasar tiempo en familia jugando ya que estimulará también la cohesión familiar. Ver películas, teatro, escuchar música.
  • Crear situaciones sociales en las que puedan conocer gente nueva, y pongan en práctica sus habilidades sociales.
  • Fomentar la autonomía y las responsabilidades de los/as menores en casa, integrándoles en tareas del hogar adecuando las exigencias a la edad y habilidades del niño/a.
  • Tener tiempo para aburrirse. Es importante ya que motiva a la búsqueda del entretenimiento, despertando la creatividad. Así que es una buena opción limitar el uso de tablets, videoconsolas, móviles o otros dispositivos electrónicos que reduzcan la posibilidad de ser creativos.
  • Descansar. Asistir a clase, lidiar con los compañeros/as con las emociones,crecer, aprender, ser evaluado y pretender cumplir las expectativas que tienen puestas en ellos/as, no es sencillo, y es por ello que los/as niños/as necesitan descansar. Esto no significa no hacer nada, si no dar permiso para estar menos productivo/a que durante el resto del año.

Las vacaciones no son un tiempo desaprovechado, son necesarias y dan la oportunidad para aprender a través de nuevas experiencias y sobre todo, disfrutar de la familia.

Recordar que desde Psicología Amorebieta se oferta como el año anterior la Neuroescuela de verano, un tiempo para aprender disfrutando en el que se practican habilidades sociales, se aprende sobre las emociones en el taller de inteligencia emocional, se estimula cognitivamente y se fomenta la creatividad a través de manualidades, además de salidas y juegos. Más información en redes sociales y en el 615704772.

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.